Un FARC dividido pone de manifiesto crisis política colombiana

Luego de que Iván Márquez publicara el pasado martes una misiva en la que expresaba su arrepentimiento por haber abandonado las armas, este jueves el presidente del partido colombiano Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), Rodrigo Londoño, aseguró que el planteamiento expuesto por su excompañero es un grave error.

Londoño, conocido en su época de guerrillero con el alias de Timochenko, dirigió a su partido una extensa carta en la que señala que no se puede echar a perder lo ganado hasta hoy, por compleja que puedan ser las tareas pendientes.

El exgerrillero rechazó en el texto las “actitudes y comportamientos como los adoptados por Iván Márquez y quienes lo siguen”, de quienes dijo que “apuntan a pisotear (…) la autoridad moral del partido”.

“En esas condiciones, con hondo pesar, debo reconocer la necesidad de marcar distancias con ellos. Somos un partido para la paz, nunca seremos un partido para la guerra”, agregó Londoño quien demás llamó a Márquez a autocriticarse por abandonar la responsabilidad que le dio el partido afectando la representación parlamentaria de sus compañeros.

“Se fue, sin ningún tipo de explicación, y se negó a ocupar su curul en el Senado, dejando acéfala nuestra representación parlamentaria en el momento que más requería su presencia”, dijo Londoño.

Por otra parte, el máximo responsable de la FARC reafirmó su compromiso con el proceso de paz y señaló que “en coyunturas históricas tan definitivas como las que vivimos, no podemos darnos el lujo de vacilar en cuanto a la corrección de nuestro rumbo”.

“Caerán estigmas sobre nosotros, calumnias, toda clase de infamias. De uno y otro lado. Pero nada debe hacernos cambiar nuestra decisión”, añadió el exguerrillero en su carta.

ARG

Artículos relacionados