Evo Morales no será candidato en elecciones bolivianas

A Evo Morales le cerraron las puertas para que participe en una nueva contienda electoral en Bolivia. Se la cerró Jeanine Añez, presidenta de facto de la nación, se la cerro su partido político Movimiento Al Socialismo (MAS), que declaró que “ahora le corresponde (el turno) a los que se quedaron, pero sobre todo se la cerró Estados Unidos, que tras declaraciones emitidas por altos funcionarios, dejó ver las costuras de cuán comprometido está con el golpe de Estado en ese país.

Jeanine Añez proclamó a los cuatro vientos, como es su estilo visceral, que ni Evo Morales ni Álvaro García Linera podrían participar en unos nuevos comicios, pese a haber ganado con amplia ventaja en primera vuelta. La funcionaria provisional instalada por la vía del golpe de Estado, alegó que ambos habían participado en actos irregulares en las elecciones cuyos resultados fueron finalmente avalados.

El mandatario depuesto de Bolivia sigue apostando a la salida negociada en su país a través de elecciones

Por el MAS, Henrry Cabrera, vicepresidente de la Cámara de Diputados, dijo que respetan mucho en el partido a “nuestro compañero Evo (Morales), a (el exvicepresidente) Álvaro (García Linera), quienes tuvieron la oportunidad de estar al frente de nuestro partido político como candidatos. Hoy toca a los que nos quedamos”, dijo a Reuters.

Pero la guinda del pastel la expresó el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, quien declaró esta semana que “quienes participaron en las irregularidades de las elecciones de octubre pasado, deben quedar fuera de la contienda”. Pompeo dio estas declaraciones no como una opinión, no como una “sugerencia” al estilo de los militares y policías golpistas de Bolivia, lo de Pompeo fue una orden.

El mandatario depuesto de Bolivia no ha manifestado su voluntad de participar en nuevos comicios. Por el contrario quiere apostar a luchar por la paz del país. Mientras todo esto sucede la represión continúa y hasta Human Rigth Watch se quitó la venda de los ojos para ver la brutalidad con la que actúa el gobierno de facto. José Miguel Vivanco denunció “la represión brutal de opositores y críticos y otorgan a las fuerzas armadas un cheque en blanco para cometer abusos, en vez de concentrarse en restablecer el Estado de derecho en el país”.

RB

Ejército de EE. UU. formó a cabecillas del golpe en Bolivia

Artículos relacionados