Europa busca decirle adiós a Visa y Mastercard

Un total de 20 bancos europeos, entre ellos el Deustche Bank y la mayoría de instituciones financieras de Francia, se unieron para desarrollar un sistema electrónico de pagos que sustituya al utilizado actualmente, propiedad de las empresas Visa y MasterCard.

El método denominado Iniciativa de Sistema de Pago Paneuropeo (PEPSI, por su sigla en inglés), fue planteado en principio como una respuesta política a la amenaza que podría suponer para el país una falla en los sistemas de estas empresas o la influencia que tiene EE. UU. sobre ellas y su actuación en el mercado.

Aunque en el continente europeo siempre han existido sistemas locales de pago electrónico, como en otras regiones, los expertos reconocen que en los últimos años han perdido terreno, dejando un gran espacio para que Visa o MasterCard se apoderen de él. En efecto, en Europa, 9 de cada 10 euros que se pagan con tarjeta se realizan a través de las plataformas de estas empresas.

Europa pretende seguir el ejemplo de Rusia y China, que con sus sistemas MIR y Union Pay, lograron garantizar su independencia económica y hacer frente a las sanciones impuestas por EE. UU., que por lo general impide a sus empresas hacer negocios con los países objeto de sanción.

«El ejemplo del sistema de pago ruso Mir mostró que el rechazo de los sistemas internacionales no sólo es posible, sino también razonable desde el punto de vista de la seguridad, así como una forma de reducir el impacto de la presión de las sanciones«, explica Serguéi Alpatov, director comercial de la compañía Chronopay.

ARG

Artículos relacionados