ETA, la cortina de humo del PP

Las victimas se han convertido en la cortina de humo del PP

La nueva agenda del Partido Popular (PP) en España se ha marcado por utilizar a los presos del Euskadi Ta Askatasuna (ETA) para confrontar políticamente al gobierno español. Así lo han denunciado las organizaciones, partidos políticos españoles e incluso las victimas del ETA.

El presidente del PP, Pablo Casado, anunció esta semana que «no caben ni beneficios penitenciarios ni acercamiento a cárceles vascas a aquellos terroristas que no se han arrepentido».

La estrategia ha sido utilizada políticamente para confrontar al gobierno, sin embargo ha resultado perjudicial para el PP. «No han colaborado en el esclarecimiento de los 300 crímenes que siguen impunes y que ni siquiera están ayudando a establecer un relato de la derrota del terrorismo en la que tiene que haber vencidos y vencedores», dijo Casado ante los familiares de los asesinados que rechazan que los mismos sean utilizados para fines políticos.

Casado usa a la ETA como cortina de humo del PP
Casado usa a la ETA como cortina de humo del PP

Desde hace unos meses el PP mantiene un ataque frontal al Gobierno Español acercándose a los presos del ETA, acción que ha sido rechazada en todos los espacios. También el Gobierno vasco ha pedido dejar a un lado intereses partidistas.

La intención se ha venido manifestando luego de la moción de censura que dejó fuera de la presidencia a Mariano Rajoy.

La postura del PP se aferra directamente a la teoría de la conspiración, de los pactos ocultos y de las cesiones a los enemigos de España y a los amigos de ETA, hasta el punto de acusar a todos los españoles de ser del ETA.

Los primeros síntomas se escucharon en una de las sesiones de control al Gobierno Sánchez el pasado junio, cuando el entonces aún portavoz del PP, Rafael Hernando, espetó al presidente aquello de «no se si será capaz de mirar usted a los ojos a las víctimas de ETA».

Sin embargo la confirmación ha llegado esta semana en la que Pablo Casado ha utilizado el traslado de dos presos etarras en tercer grado para cargar contra los socialistas.

Casado acudió esta semana a Santa Pola para rendir homenaje y depositar un ramo de flores en un monolito en recuerdo a los dos asesinados, entre ellos una niña de 6 años, por ETA en un atentado contra la casa-cuartel de esta villa marinera el 4 de agosto de 2002.

En referencia al Gobierno, el dirigente popular ha aseverado que no van «a apoyar esta política antiterrorista» y que se oponen «frontalmente al acercamiento de presos etarras a las cárceles del País Vasco».

NB

Leer también:

La carta bajo la manga de Pablo Casado

 

Artículos relacionados