Estrella zombi que parece nunca morir

Astrónomos han conseguido una especie de estrella zombi en la constelación de la Osa Mayor, que, aparte de haber sobrevivido a varias explosiones de supernova, su comportamiento también pone en entredicho todo lo que se creía saber sobre las estrellas gigantes o masivas, según un trabajo publicado en la revista Nature.

Lo que dejó atónitos a los científicos fue que la estrella en cuestión, la iPTF14hls, estuvo iluminándose y oscureciéndose intermitentemente durante 600 días, cuando normalmente, una supernova brilla durante 100 días antes de desaparecer.

El autor principal del estudio, Iair Arcavi, confesó haber pensado «que debía tratarse de una estrella cercana, de nuestra galaxia». «Pero cuando obtuvimos el primer espectro vimos que en realidad era una supernova situada a 500 millones de años luz de distancia. Me dejó sin palabras. (…) Nunca habíamos visto una supernova comportarse así antes», destacó.

Los astrónomos decidieron revisar los datos de archivo y descubrieron que esa misma estrella explotó en 1954. Pero sobrevivió al evento. Y medio siglo más tarde explotó nuevamente y volvió a sobrevivir. La última explosión fue en 2014 y sigue vivo.

¿Necesaria una nueva teoría?

El estudio sugiere que el fenómeno puede explicarse mediante la teoría de la supernova pulsante por inestabilidad de pares, pero varios puntos de esta teoría no coinciden con lo que los astrónomos observaron en iPTF14hls.

«Se pensaba que estas explosiones solo se veían en el universo temprano. Esto es como si hoy encontráramos un dinosaurio vivo. Si encuentras uno, te preguntarás si realmente se trata de un dinosaurio», dijo Andy Howell, que encabeza el grupo de estudio de supernovas del Observatorio Las Cumbres y es coautora del estudio.

«Esta supernova pone fin a todo lo que pensábamos que sabíamos sobre su comportamiento. Es el mayor rompecabezas que he encontrado en casi una década de estudio de explosiones estelares», dijo el autor principal del estudio, Iair Arcavi.

JA

Nuevo hallazgo vuelve a dar la razón a Einstein

 

Convivimos con un monstruo en el espacio

Artículos relacionados