#VTanálisis Esperando a Guaidó

“Todos nacemos locos. Algunos siguen siéndolo” Samuel Beckett: “Esperando a Godot”

“Esperando a Godot” es una tragicomedia en la que dos vagabundos llamados Vladimir y Estragón se encuentran todos los días en un camino para esperar a un tal Godot. En esta rutina la pareja pasa los días, semanas y años… pero Godot nunca llega.

Esta historia se asemeja al ambiente creado por las transnacionales de la comunicación ante el “inminente” regreso de Juan Guaidó a Venezuela tras su gira internacional con la que «celebró» con un poco más de gente que en su tierra natal – y ante muchas cámaras – el primer aniversario de su autoproclamación como “Presidente Interino”.

Guaidó buscó en Madrid el «baño de masas» que no tiene en Venezuela para mantener su supuesta imagen de «líder» de los venezolanos

El periplo arrancó en Colombia para, luego, “saltar el charco” hasta la vieja Europa. Después de pasear por Bélgica, Suiza, Francia y España apareció en Canadá. Allí dio unas declaraciones en las que evitó aclarar cuándo y cómo regresará a Venezuela, no confirmó datos sobre posibles movilizaciones y – mucho menos – ha puesto fecha a la posible salida del Gobierno de Nicolás Maduro.

«Me encantaría decirles que es ya, pero hemos aprendido (…) que las expectativas también generan frustraciones«, admitió el autoproclamado. Sin embargo invitó a “seguir soñando” para no caer en la «costumbre». «La costumbre es la muerte», advirtió.

Y es que dentro de la base opositora en Venezuela cada vez quedan menos personas “esperando a Guaido” y su prometido “fin de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres (de chavistas)” por lo que el único recurso que le queda es alimentar la “fantasía mediática” de su presidencia interina y montar un “show”

¿Buscando un “falso positivo”?

Una tesis que no es nada descabellada si consideramos que ya lo intentó el 22 de febrero de 2019 durante la “mascarada” del “Venezuela Live Aid” en Cúcuta para el ingreso a suelo venezolano de una supuesta “ayuda humanitaria” enviada por los EEUU que no contaba con el aval de los organismos internacionales habilitados para tal fin.

En aquella oportunidad Guaidó también había salido de manera clandestina hacia Colombia violando las medidas cautelares en su contra dictadas por el Tribunal Supremo de Justicia que prohíben – entre otras cosas – su salida del país. Las mismas no han sido revocadas, por lo que la situación es similar a la de hace casi un año.

Además ya se oyen “cantos de sirena” debido a que Guaidó durante su intervención en el Parlamento Europeo declaró que es muy probable que su regreso al país represente un riesgo para él.

Por su parte, el periodista cubano anticastrista, Carlos Montaner, publicó en su cuenta de Twitter que “si el régimen de Maduro atenta contra Juan Guaidó «sería el fin de la dictadura de Maduro».

Autoridades venezolanas se pronuncian

Al ser consultado sobre las consecuencias de que Guaidó emprendiera una gira internacional pese a contar con una medida de prohibición de salida del país, el Fiscal General de la República – Tarek William Saab – respondió: “Para qué hablar de ese equis. Él se está ahogando en su propia salsa. Él es la nada”.

El Presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, al ser interrogado con la misma pregunta afirmó en una rueda de prensa: “¿Qué va a ocurrir con Juanito Alimaña – como se refiere a Guaidó – cuando venga? Nada”.

Y mientras la cotidianidad del venezolano trascurre normalmente, sentados en algun camino, los Vladimires y Estragones repiten su tragicómico diálogo: “VLADIMIR: Di: estoy contento. ESTRAGON: Estoy contento. VLADIMIR: Yo también. ESTRAGON: Yo también. VLADIMIR: Estamos contentos. ESTRAGON: Estamos contentos (Silencio) ¿Y qué hacemos ahora que estamos contentos? VLADIMIR: Esperamos a Godot. ESTRAGON: Es cierto.”

Enza García Margarit/VTactual.com

#VTanálisis Guaidó, desnudo y sin sastre ante la prensa en Europa

 

Artículos relacionados