Escándalo: burocracia, corrupción y apatía encontraron en el Ministerio Público venezolano

Este viernes el fiscal general de la República, Tarek William Saab, ofreció una rueda de prensa para anunciar la reestructuración del Ministerio Público ante las situaciones que se presentaron en ese despacho con la gestión de la recién destituída Luisa Ortega Díaz.

En tal sentido dio a conocer que a su llegada a la fiscalía, detectó que estaba tomada por acciones de corrupción, burocratismo, apatía y «graves deficiencias» en la aplicación de justicia, como por ejemplo el cobro en dólares para aplicar o no sentencias o para determinar la inocencia o no de un procesado.

De igual forma denunció la inacción de esta institución ante delitos que fueron «públicos y notorios» en el ámbito comunicacional, como la quema y tala de árboles, que califica en el código penal como delitos ambientales. De igual forma, las reiteradas denuncias incluso por parte de la Unicef, en torno al uso de niños y niñas en edad escolar durante manifestaciones violentas, «a la Defensoría del Pueblo llegaron al menos tres madres con denuncias de que sus hijos fueron captados para tal fin», dijo.

Recalcó que respecto a estos temas, el Ministerio Público no había iniciado ni una sola investigación. Recientemente el Comandante de la Guardia Nacional Bolivariana, Sergio Rivero Marcano informó que al menos doce mil árboles habían sido quemados durante las protestas violentas de la derecha.

William Saab también informó que revisará los casos en que hayan ocurrido crímenes de odio, así como personas heridas o asesinadas mientras intentaban cruzar barricadas, en el contexto de los llamados a la violencia en la calle, por parte de la derecha venezolana.

Finalmente, el funcionario afirmó que el Ministerio Público aportará a la Comisión de la Verdad de la Asamblea Nacional Constituyente, la información pertinente a los casos de violencia política ocurridos en el país.

JS

Delitos de odio se pagarán muy caros en Venezuela

 

 

Artículos relacionados