Violación flagrante al Derecho Internacional en desarrollo #CasoVenezuela

La arremetida de EEUU en contra de Venezuela ahora se esconde detrás de la cara diplomática de las embajadas. El internacionalista Juan Sanabria lo define como un «un nuevo ataque que busca mantener abierto el frente diplomático y oxigenar desde el ámbito internacional a sus lacayos en Venezuela que han venido experimentando una sostenida pérdida de credibilidad nacional e internacional a medida que sus planes, fechas y promesas van de fracaso en fracaso».

La embajada de Venezuela en Washington se mantuvo bajo asedio, sin energía eléctrica y quienes la protegían fueron desalojados este mes, una política de ataque imperial que se ha vuelto habitual e impune.

Ante esto Sanabria asegura que EEUU está cometiendo una violación flagrante y alevosa al Derecho Internacional y al artículo 45 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas el cual establece:

«En caso de ruptura de las relaciones diplomáticas entre dos Estados, o si se pone término a una misión de modo definitivo o temporal: a). «El Estado receptor estará obligado a respetar y a proteger», aún en caso de conflicto armado, los locales de la misión así como sus bienes y archivos».

El especialista agrega que dicho principio también se establece en el 27 de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares.

Esta política de EEUU lamentablemente no tiene forma legal de ser sancionada, «no hay manera de tomar medidas coercitivas para obligar a los Estados a cumplir lo que establece el artículo 45 de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas», explica Sanabria.

Afirma que el Derecho Internacional al establecer estas disposiciones demanda a los Estados otorgar garantías en términos de seguridad e inviolabilidad de los locales de la misión diplomática, a través de sus fuerzas de orden público y el propio ordenamiento jurídico interno de los signatarios de estas convenciones.

«Cuando analizamos cuáles son las embajadas que se están prestando a dar alojo o refugio a personas que abiertamente han querido subvertir el orden interno, dar golpes de Estado aprovechándose de la investidura de un cargo público, vemos que dichas embajadas pertenecen al Grupo de Lima o la Unión Europea, por lo que estarían cumpliendo una cuota parte y órdenes de EEUU», agrega.

Explica Sanabria que esta forma de ataque a Venezuela, deja muy mal parados ante la opinión pública a quienes buscan crear la imagen de una Venezuela al margen de la comunidad «y el Derecho Internacional, porque el Estado venezolano en todo momento ha garantizado la seguridad e inviolabilidad de las sedes diplomáticas, y ha facilitado y garantizado los medios de transporte al personal diplomático que ha tenido que dejar el país».

NB

Artículos relacionados