La usurpación y la ilegalidad, siempre encuentran refugio en Costa Rica

Bajo el amparo de Costa Rica està el terrorista Henry López Sisco, responsable de las masacres de El Amparo y Yumare. Desde ese país, ha planificado y emprendido acciones terroristas contra los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

A Costa Rica se fueron los generales golpistas, Néstor González González y Enrique Medina Gómez, luego de participar en el golpe de Estado ocurrido en Venezuela en abril de 2002.

La madrugada de este miércoles, desde esa nación centroamericana amaneció una nueva agresión contra Venezuela y contra el derecho internacional: María Alejandrina Faría Faría, en nombre del usurpador Juan Guaidó, autoproclamado como presidente de Venezuela, tomó de manera furtiva la embajada venezolana en Costa Rica, donde ejercían sus funciones los diplomáticos designados por el presidente constitucional del país suramericano, Nicolás Maduro.

Faría Faría, según informes del site Latabla.com es una de las representantes de la ultraderecha venezolana, que además de pedir a gritos una invasión norteamericana contra su país, ya reclama a Guaidó sus cuotas de poder. La usurpadora de la embajada en Costa Rica, es nuera de Blanca Ibañez, una de las representantes de la más podrida corrupción durante los años de la cuarta República, quien fuera esposa del ex presidente Jaime Lusinchi, por el partido Acción Democrática.



Violación flagrante al Convenio de Viena

Respecto a esta acción, VTActual.com conversó con el internacionalista Juan Sanabria, quien destacó que la acción de Faría Faría es completamente violatoria del derecho internacional, por cuanto trasgrede la Convención de Viena, que establece la inviolabilidad de las sedes diplomáticas, tanto por el Estado receptor como por terceros, y la obligatoriedad del Estado receptor, en este caso, Costa Rica, de proteger dicho espacio.

«Costa Rica está en el deber de garantizar la inviolabilidad de esos locales y eso lo garantiza adoptando todas las medias de seguridad necesarias  para que no sean atacados por personas locales o personas ajenas a los Estados como ocurrió», enfatizó Sanabria.

El internacionalista destacó que «estamos en presencia de una violación flagrante por parte de Costa Rica de esta Convención, porque en Venezuela se ha mantenido el hilo constitucional, el presidente Nicolás Maduro fue reelecto  en unas elecciones democráticas y fue reconocido por más de 120 países y distintas organizaciones internacionales como la ONU (Organización de Naciones Unidas) y la legitimidd de su gobierno ha sido respaldada en organizaciones y foros multilaterales  como el Consejo de Seguridad de la ONU «, dijo.

Para Sanabria, este hecho demuestra que existe una ofensiva de parte de la ultraderecha internacional, para catalizar algún tipo de conflicto o escalada, «estos países que están plegados al golpe, pudieran ser quienes operativicen este tipo de acciones «.

Sanabria indicó que Venezuela debe denunciar violación al derecho internacional porque esto pudiera marcar un precedente si no se ha hace nada, «entonces en cualquier país una persona puede autoproclamarse, dar golpes de Estado, nombrar embajadores y armar una coalición de países plegados a estos intereses y comenzar a desalojar embajadas, esto no puede seguir ocurriendo y debe ser denunciado», reiteró.

De igual forma, advirtió que en el marco de la legalidad, el Gobierno de Costa Rica debe revertir la situación, «están obligados por el derecho internacional  a garantizar la inviolabilidad de la sede diplomática y las inmunidades del personal que ahí labora, esta situación la deben revertir y restituir a los diplomáticos enviados por el  Gobierno legítimo de Venezuela.

Sanabria puntualizó que al avalar esta acción, el Gobierno costarriscense no podría sostener ante la comunidad internacional un discurso que defienda los valores democráticos.

Artículos relacionados