El impulso de destruir es también un impulso creativo

Banksy y sus bromas tan parecidas a protestas

Una obra del artista británico Banksy, (cuya verdadera identidad se desconoce), se «autodestruyó» ante los ojos de sus «compradores» luego de ser subastada y vendida por 1,18 millones de euros en una casa de subasta, el triple del valor previsto.

El autor difundió una fotografía en Instagram en el que mostraba el momento exacto en que el lienzo cuyo nombre era “Niña con globo”, se hacía trizas en una trituradora de papel instalada en la parte inferior del marco. “se va, se va, se ha ido” escribió Banksy debajo de la imagen mofando el grito de quien vendía la obra.

View this post on Instagram

Going, going, gone…

A post shared by Banksy (@banksy) on

Los asistentes que no salían del asombro, tomaron fotografías ante el hecho, la obra se destruyó justo al cerrarse la compra y sonó una alarma desde el cuadro que robó la atención de todos justo en el momento en que empezó a caer el lienzo. Para dar detalles, el artista también subió el vídeo del «incidente» en su cuenta Instagram @banksy.

Banksy se caracteriza por estas «bromas», que hacen del artista un símbolo de protesta en el mundo. En 2005 colgó el cuadro de un cavernícola empujando un carro de la compra, y fue detectado días después, asimismo en 2006 coló en Disneyland una reproducción a tamaño real de un preso de Guantánamo.

Las obras de Banksy son un símbolo de protesta en el mundo

La casa de subastas evalúa qué pasos tomar tras el incidente. “Parece que acabamos de ser Banksy-zados”, reconoció el director de arte contemporáneo Alex Branczik.

La pieza subastada muestra a una niña que trata de alcanzar un globo en forma de corazón, una versión en lienzo de uno de los diseños que apareció como grafiti en 2016 en una calle de Londres y que luego fue elegida como la obra favorita de la nación.

EC

Hacer invisible a Julian Assange

Artículos relacionados