Ejército israelí le toma el gusto a la matanza de menores

Nuevamente la sangre tiñe el suelo palestino, en esta oportunidad con la muerte de tres menores de edades comprendidas entre los 12 y 14 años, quienes fueron alcanzados por un explosivo que fue lanzado desde un dron, cuando éstos se encontraban en la zona fronteriza que separa a Gaza de Israel.

Según información suministrada por medios locales, el hecho se produjo luego de que los tres jóvenes se acercaran a la una valla de seguridad en el sur de Gaza, “en un intento de dañarla y, presuntamente, colocaban un aparato explosivo improvisado en su proximidad”, informó el Ejército, quien añadió que como respuesta un vehículo aéreo disparó contra ellos.

Las fuerzas de la ocupación han permitido a las ambulancias en el este de Deir el Balah entrar para recuperar los cuerpos. Los equipos de la Media Luna Roja han recuperado tres cuerpos de mártires al este de Jan Yunis”, trascendió en los medios.

Por su parte, el dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Hanan Ashrawi, catalogó esta acción como un crimen de guerra, por lo que afirmó que se formulará la denuncia ante la Corte Penal Internacional para que se abra una investigación.

“Se trata de un claro caso de crimen de guerra que viola la legislación internacional humanitaria (…) en una campaña de uso excesivo e indiscriminado de la fuerza contra el pueblo de Gaza”, manifestó Hanan Ashrawi.

Desde el inicio de las jornadas denominadas como Gran Marcha del Retorno, hasta el momento, se han registrados un total de 200 civiles fallecidos y centenares de heridos. Esto producto de la represión y los constantes bombardeos impulsados por el Ejército israelí.

YR

Franja de Gaza bajo fuego

 

Artículos relacionados