Venezuela es la reina en la pugna por el poder entre EEUU, Rusia y China

Venezuela es la reina en la pugna por el poder entre EEUU, Rusia y China

El constante asecho desde EEUU en contra de Venezuela tiene una razón de peso que va directamente ligada al poder. Ignacio Bustamante, internacionalista, asegura que se trata de una lucha de poder de esta país en contra de Rusia y China, donde Venezuela juega un papel intermedio.

«La arremetida de los últimos meses es porque EEUU no puede permitir que Rusia y China tengan más poder que él, y el apoyo directo a Venezuela los pone en una escala mundial muy elevada, es decir con el apoyo de estos países a Venezuela han ganado más terreno en el mundo, un terreno que EEUU ha ido perdiendo», afirma el también
especialista en relaciones bilaterales.

Bustamante asegura que el poder de estos países quedó evidenciado con el caso de Juan Guaidó, «los pocos países que apoyaron la autoproclamación de Guaidó no son influyentes en la región y los que la rechazaron son países con poder económico y relaciones con Rusia y China».

Agrega que desde la llegada del presidente Hugo Chávez al poder en 1999 la angustia imperialista arreció por las alianzas que comenzaron a trazarse desde Venezuela con países emergentes.

Chavez previó, desde el primer día en el poder, que Venezuela necesitaba crear relaciones con otros países, su visión de futuro ante el panorama de ataque de EEUU estaba claro y 20 años después vemos que esas decisiones no estaban erradas.

Pareciera estar a simple vista que el futuro de la geopolítica mundial está en manos de Venezuela. Pese a las sanciones económicas, el apoyo financiero a la oposición venezolana y la violencia generada en las calles por el paramilitarismo, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro sigue firme y hasta ahora sus políticas estratégicas y el apoyo de países emergentes no han permitido que Washington derroque el gobierno legitimo.


En un artículo de William Astore referido por Sputniknews se explica que «todas las guerras de EEUU desde 2001 han sido sobrefinanciadas, sobrevaluadas y siempre han sido perdidas. Sin embargo, el Pentágono y el Departamento de Estado han aprendido que con la ayuda de los medios de comunicación a su disposición se puede convertir la derrota en la victoria. Una reflexión que no se puede desestimar para el caso venezolano.

NB


Artículos relacionados