Complejo industrial militar devora el presupuesto de EEUU

El sostenimiento de su poderoso aparato militar es una amenaza para la economía de EEUU, al punto de estar llevando a ese país “a la bancarrota”, según advirtió recientemente el escritor norteamericano John Whitehead.

En un artículo para CounterPunch, Whitehead indicó que su nación está siendo “atacada por el complejo industrial militar que es sostenido por los explotadores de la guerra, los políticos corruptos y los gobiernos extranjeros”.

El escritor resaltó que aunque EEUU constituye solo el cinco por ciento de la población mundial cuenta con cerca el 50% del gasto militar total global, gastando más en sus fuerzas armadas que las siguientes 19 naciones con mayores gastos militares aún si estos países sumaran en uno solo su presupuesto de inversión militar.

Whitehead acusó al gobierno de su país de gastar más en conquistar otros países que en programas que mejoren la educación y salud de los ciudadanos, señaló para luego agregar que de hecho el Pentágono gasta más en la guerra que lo que los 50 estados de la unión estadounidense gastan en bienestar y seguridad.

Las denuncias del escritor se asemejan a los señalamientos de otros analistas estadounidenses que generalmente suelen ser marginados de los escenarios mediáticos, quienes advierten acerca de las fabulosas ganancias que obtiene el complejo militar, industrial y financiero involucrado en la fabricación de armamentos.

Una pequeña parte de estas ganancias son trasferidas a la clase política a través del financiamiento de las carreras de representantes, senadores, gobernadores y presidentes, según remarcan.

De este modo gobernantes y legisladores retribuyen a sus benefactores empresariales aprobando enormes presupuestos a las industrias del sector armamentístico, de acuerdo con lo publicado en 2018 por un panel de especialistas en un análisis sobre la estrategia de Defensa Nacional.

Estos nexos permiten explicar que más de la mitad de los miembros del Congreso estadounidense sean millonarios, una proporción que de otro modo sería inexplicable si se tiene en cuenta que sólo 1,4 % de la población del país pertenece a ese estrato privilegiado.

El presupuesto gubernamental para el año 2020 que bajo el título “Un presupuesto para una América mejor” #DonaldTrump envió al Congreso es una comprobación de lo anterior. Los gastos de Defensa alcanzan los 750.000 millones de dólares, lo que supone un incremento de casi el 5% mientras que a la vez propone importantes recortes en planes medios ambientales y las ayudas sociales.

YBV

Artículos relacionados