EEUU con encendido discurso de guerra y la pólvora mojada

A pesar de ser un tema álgido y delicado esto de la guerra, más cuando involucra a súper potencias mundiales como Estados Unidos (EE.UU.) y Corea de Norte, entre otros, que se coquetean y se muestran los dientes con una inminente Tercera Guerra Mundial, no llega a ser más que un pulseo entre una minimizada fuerza militar gringa frente a un «agresivo tono» proveniente de la nación asiática que no pasa de allí.

Los implicados son los ya bien conocidos presidentes de ambos países: el estadounidense Donald Trump y el norcoreano Kim Jong Um, quienes ya son mundial y mediáticamente reconocidos por tener un gran discurso guerrerista frente a los micrófonos o vía redes sociales, pero que en la praxis no es tal, ya que a uno no le conviene (por el lado de Corea del Norte) y el otro no tiene con que (caso EE.UU.).

Guerra, EEUU, Corea del Norte, armas nucleares,
Trump en el discurso de guerra es una cosa pero en la praxis otra.

Esta última aseveración es hecha nada más y nada menos que por el conservador centro de estudios norteamericano Fundación Heritage, la cual en uno de sus más recientes trabajos investigativos respecto al poderío real del Pentágono confirma que en la actualidad la fuerza militar de EE.UU. se encuentra en su más bajo nivel de los últimos años según una escala que va desde «muy débil, débil, mínimo, fuerte y muy fuerte», dejándolos en una vergonzosa categoría intermedia.

Sin olvidar que EE.UU. sigue siendo la mayor y más mortífera potencia guerrerista del mundo en estos momentos, el informe de Heritage recoge los principales factores logísticos que confluyen para que esto sea así, teniendo como elementos determinantes a considerar la degradación paulatina que viene sufriendo el país de América del norte en términos militares desde la administración de Barak Obama hasta ahora, en cuanto a equipamientos obsoletos y problemáticas con el personal.

Otro importantísimo aspecto tomado en cuenta en dicho estudio, publicado el pasado 5 de octubre, es el referente a recortes presupuestarios heredados de la gestión Obama, así como la falta de formación académica, profesional y técnica en las ramas militares, que dejan a la súper potencia con una imagen «débil» ante sus adversarios en el extranjero.

Uno a uno fueron evaluados cada componente por la prestigiosa firma gringa, demostrando que tanto los menos preparados que antes Cuerpos de Infantería Marina («débiles»), la Armada de Barcos («mínima») con sus múltiples incidentes recientes, las Fuerzas Aéreas («mínimas») con aviones de más de 27 años de antigüedad en promedio y por último y no menos importante un gran arsenal nuclear que data de hace más de 3 décadas cuando la guerra fría y sin mucho personal actualizado que lo maneje.

Todo lo anterior denota que, pese a tener el ejército más «poderoso» del mundo y un gasto militar que supera a grandes naciones, en la actualidad, EE.UU. no cuenta con los recursos reales suficientes para afrontar una guerra de tipo frontal con ningún país y queda en evidencia que, más allá del discurso, en el plano de lo estratégico real no podrían más de un conflicto a la vez por la región y menos en varios flancos.

LM

5 poderosos que se hacen cada vez más pequeños

Artículos relacionados