EE.UU. vulnera nuevamente soberanía de China

Como una «acción provocadora» fue tomada por el Gobierno de China la entrada de un buque de guerra de la Marina de EE.UU. en aguas del Mar del Sur de ese país, que considera que forman parte de su soberanía.

El Ministerio Nacional de Defensa china, Wu Qian, indicó a través de un comunicado que «el destructor de misiles dirigidos USS Decatur entró en aguas de islas y arrecifes chinos del Mar del Sur el 30 de septiembre».

Igualmente, criticaron a EE.UU. por abusar del principio de «libertad de navegación» y aseguraron que el ejército del gigante asiático «cumplirá con sus deberes de defensa» y continuará tomando todas las «medidas necesarias» para defender resueltamente la soberanía del país y salvaguardar firmemente la paz y la estabilidad de la región.

Wu Qian aseguró que la última intrusión estadounidense daña gravemente las relaciones bilaterales.

Por su parte, la Armada de EE.UU. emitió un comunicado en el que precisó que el destructor que China envió para escoltar al USS Decatur se acercó a ese buque de manera «peligrosa» y obligó a que maniobrara para «evitar la colisión«.

A pesar de las reclamaciones territoriales y las advertencias por parte de China, EE.UU. se comprometió a continuar navegando cerca de las aguas en disputa. El portavoz de la Flota del Pacífico de EE.UU., Charlie Brown, precisó «nuestras fuerzas continuarán volando, navegando y operando en cualquier lugar que lo permita el derecho internacional».

NP

Nueva ley de EEUU abre las puertas a un conflicto con China

Artículos relacionados