#DonaldTrump admite su error al permitir ofensiva turca en Siria

Muchos se lo advertían e incluso lo criticaron duramente, pero el presidente de Estados Unidos #DonaldTrump, no es de los que oyen consejos. Sacar las tropas norteamericanas para permitir el avance de las tropas de Turquía sobre el norte de Siria, era un movimiento que auguraba un baño de sangre. En su momento, la decisión no perturbó al mandatario norteamericano, quien declaró que “es hora de que salgamos de estas ridículas guerras interminables”.

Los turcos invadieron y convirtieron la zona en ruinas. Todavía no hay un reporte oficial de las cifras de bajas civiles, pero lo cierto es que ya muchos países exigen el fin de las hostilidades. El presidente estadounidense, en un gesto de arrepentimiento tardío, ordenó nuevas sanciones contra Ankara y exigió a su aliado en la OTAN que termine con las acciones militares en Siria.

El presidente estadounidense impuso nuevas sanciones a Turquía, en las que peligra una inversión cercana a los 100 mil millones de dólares

Las sanciones van dirigidas contra los ministros de Defensa, Interior y Energía de Turquía, a los que Washington responsabiliza de los ataques a Siria. Las mismas fueron catalogadas como “simbólicas” por críticos de Trump, que señalaron que no van dirigidas a castigar a fondo los desmanes cometidos por Turquía. “Pedimos a Turquía que se retire, ponga fin a la violencia y se siente a la mesa de negociaciones”, dijo el vicepresidente Mike Pence.

El reacomodo y el triunfo

Ante el retiro de las fuerzas norteamericanas y la invasión turca a territorio sirio, las tropas del Ejército de ese país, junto a sus aliados rusos, han tomado el control de territorios que antes no dominaban. Hasta las milicias kurdas han colaborado con estas acciones en un avance coordinado para frenar a las tropas turcas.

Tropas de la Policía Militar rusa ya patrullan la zona fronteriza entre Turquía y Siria.

La ciudad de Manbij, una ciudad de Alepo y otros asentamientos cercanos, fueron tomados por el Ejército de Siria, que junto a la Policía Militar rusa avanzó y tomó el “control absoluto” de una región anteriormente tomada por las tropas estadounidenses. Este avance constituye una victoria para el presidente Bashar Al-Asad en su afán de mantener el control y la pacificación del país.

RB

Artículos relacionados