7 ejemplos de «diplomacia» antivenezolana

Desde que su pueblo descubrió que tenía petróleo e incluso mucho antes, Venezuela ha sido objeto de los ataques más despiadados por su ubicación estratégica, por la variedad de sus recursos, pero sobre todo porque siempre ha luchado por resguardar su independencia.

En las últimas dos décadas, luego de la llegada de Hugo Chávez al poder, esos ataques se han intensificado hasta el punto de ocasionar la muerte de venezolanos con un duro bloqueo económico que ha dificultado el acceso de la población a alimentos y medicinas.

Tales agresiones se han manifestado en diferentes ámbitos, siendo el “diplomático” uno de los más utilizados por países como EE. UU. que buscan desestabilizar constantemente a Venezuela.

Para mostrar el manual que aplican los gobiernos injerencistas en contra del país latinoamericano, VTActual preparó una lista de 7 ejemplos de «diplomacia» antivenezolana que se han puesto en práctica contra la historia reciente de esa nación:

La centenaria lucha por el Esequibo

Las potencias pagan y se dan el vuelto. Apoyándose unas a otras han logrado someter a otros pueblos, a los cuales en el ínterin les han arrebatado recursos y territorios. Es el caso del laudo arbitral de 1899, cuando Venezuela fue despojada del Esequibo por EE. UU. y Reino Unido.

La pugna por esa zona continúa hoy en día y ha sido utilizada por la oposición venezolana para negociar con el gobierno estadounidense que pudo haber ofrecido dinero a cambio de una parte de esa región, como se evidenció en una llamada telefónica entre Vanessa Neumann, representante del Departamento de Defensa de EE. UU. y Manuel Avendaño, asesor del diputado Juan Guaidó, quienes habrían planificado antes de enero de 2019 entregar el territorio del Esequibo a Guyana.

Argentina con ganas y Guaidó que la pellizca

Hasta que el pasado 27 de octubre Alberto Fernández fue electo presidente de Argentina para el período 2019-2023, la opositora venezolana Elisa Trotta fungió como representante diplomática del autoproclamado Guaidó ante el gobierno de Mauricio Macri, quien no dudó en reconocer al líder de Voluntad Popular como mandatario y trazó junto a sus otros aliados del Grupo de Lima infinidad de estrategias para provocar la salida del presidente Nicolás Maduro del poder.

Perú de espaldas al legado de Bolívar

Encabezando el Grupo de Lima, Perú fue otro de los países que decidió no reconocer el voto de más de seis millones de venezolanos que eligieron al presidente Maduro en mayo de 2018 para un segundo mandato como Primer Mandatario de Venezuela.

Además de garantizar que otras naciones se unieran a su tendencia, Perú llamó a consultas a su encargada de negocios en Caracas para ese momento, Rosa Álvarez, y prohibió la entrada al país a Maduro y a más de 100 miembros de su gabinete.

La traición de Ecuador

Una vez autojuramentado Juan Guaidó como supuesto presidente encargado de Venezuela, el mandatario ecuatoriano Nayib Bukele, quien llegó al poder amparado por Rafael Correa, emitió una declaración desde Suiza destacando que su gobierno reconocería la gestión del diputado opositor y abogando porque se hiciera un nuevo llamado a elecciones en el país caribeño.

Ese cerco concretado contra Venezuela ha sido el causante de la migración de venezolanos que buscan, en los países que atacan al gobierno de Maduro, un refugio donde resguardarse de los efectos del bloqueo que ejecuta la gestión de #DonaldTrump con el apoyo de iniciativas como el Grupo de Lima.

Sin embargo, estos países se han dado a la tarea de bloquear la migración de venezolanos imponiendo requisitos cada vez más estrictos.

En la gráfica se puede observar cómo quedó la supuesta ayuda humanitaria luego de que grupos terroristas opositores la incendiaran.

Un vecino enemigo

Desde que Hugo Chávez asumió la presidencia de Venezuela, Colombia -bajo el mando de Álvaro Uribe– ha impulsado diferentes acciones para tratar de desestabilizar a su vecino con el uso de paramilitares y terroristas en la frontera compartida.

La política de Uribe fue continuada por Juan Manuel Santos, quien fue ministro de defensa de Colombia durante la gestión uribista y se ha mantenido con la llegada al poder de Iván Duque, quien además de reconocer a Guaidó también prestó su territorio para impulsar acciones desestabilizadoras contra Venezuela, como por ejemplo el ingreso de una supuesta ayuda humanitaria que al final fue incendiada por factores opositores para que el gobierno de Maduro quedara como culpable.

Desde Colombia también se ha malversado la supuesta ayuda económica otorgada por el gobierno estadounidense para apoyar a los migrantes venezolanos, fondos que en realidad se han utilizado para mantener a los “diplomáticos” de Guaidó en el extranjero y pagar a paramilitares colombianos para que ataquen a Venezuela.

Una diplomacia que ataca embajadas

Violando la Convención de Viena que establece que las Nayib Bukelede los países asentados en otra nación gozan de inmunidad, EE. UU. autorizó a sus cuerpos de seguridad a ingresar al edificio y permitió la usurpación de funciones por parte de Carlos Vecchio, representante de Guaidó en el país norteamericano.

Vecchio estuvo al frente de los ataques contra la sede diplomática de donde desalojaron a colectivos estadounidenses defensores del derecho internacional como Code Pink, quienes se encontraban dentro de la residencia diplomática con la plena autorización del gobierno del presidente Nicolás Maduro, reconocido aún a la fecha por la Organización de Naciones Unidas.

El Salvador, el rostro de una nueva agresión

Nayib Bukele, presidente electo de El Salvador desde el pasado mes de junio, se unió este fin de semana a la lista de gobiernos que decidieron someterse a los designios de EE. UU. y anunció que no reconocerá la gestión de Maduro, por lo que expulsó a la delegación diplomática del país caribeño, que no tardó mucho en aplicar el principio de reciprocidad y despidió de su suelo a los representantes salvadoreños.

El Ejecutivo venezolano, en voz de su canciller Jorge Arreaza, calificó la medida como una estrategia de EE. UU. para intensificar el bloqueo económico contra esa nación suramericana.

ARG

Artículos relacionados