Ajuste de política de #DonaldTrump reanima diálogos entre China y EEUU

La salida de John Bolton como asesor de seguridad de la Casa Blanca, trajo un respiro en varios ámbitos internacionales ante las políticas agresivas que Washington estaba teniendo en diferentes escenarios. En caso de la guerra comercial entre Estados Unidos y China es uno de ellos y la actuación de Bolton fue determinante para que la cuerda se tensara a más no poder entre ambas naciones. A la salida de Bolton, la situación podría tomar un giro importante.

El presidente norteamericano, #DonaldTrump, manifestó que  “como un gesto de buena voluntad” de su gobierno hacia China, retrasará nuevamente la entrada en vigencia de la aplicación de aranceles a importaciones de ese país con un valor de 250 mil millones de dólares del 1 al 15 de octubre.

Una de las razones de este retraso es que próximamente ambas potencias tienen previsto retomar las negociaciones para saldar diferencias en el marco de la guerra comercial que sostienen. La salida de Bolton del gobierno de Trump, podría ser un elemento positivo para hacer que estas alcancen un nivel de éxito, ya que el ex funcionario era partidario de una “rendición incondicional” del gigante asiático.

Petición desde Pekín

El mandatario estadounidense refirió que otra de las razones que su gobierno ha considerado para retrasar la entrada en vigencia de los nuevos aranceles, es una petición de Pekín, por estar próxima la celebración de un nuevo aniversario en ese país.  “A petición del viceprimer ministro de China, Liu He, y debido al hecho de que la República Popular de China celebrará su 70 aniversario”, fue diferido el aumento de aranceles, dijo Trump.

A mediados de septiembre los negociadores chinos y estadounidenses se reunirán en Washington, cita que servirá de preámbulo a un encuentro de ministros de ambos países que está previsto para el mes de octubre en la misma ciudad.

RB

Artículos relacionados