Del Super-Hombre a los Super-Equipos, la transformación de la NBA

Si hay un deporte-espectáculo que ha posicionado de manera eficaz a sus estrellas dentro del mercado publicitario a nivel mundial, sin dudas, ha sido el baloncesto de la NBA.

Ya sea por los zapatos que usaron o por lo que hicieron en la cancha, muchos de nosotros crecimos admirando a «Magic» Jhonson, Larry Bird, Kobe Bryant, Shaquille O’Neil, Allen Iverson y, por su puesto, a su majestad Michael Jordan (por nombrar solo algunos).

Gracias a esa mezcla publicidad-deporte el baloncesto se posicionó como una de las actividades físicas más practicadas a nivel mundial, sólo por detrás del fútbol.

Pero esa idealización del jugador, esa construcción de un «Super-Hombre», capaz de anotar 30 puntos por partido y de vender millones en productos, trajo consigo una visión equivocada de lo que es el baloncesto en su esencia: un deporte de conjunto.

Muchos aficionados se creyeron el cuento que un sólo jugador era capaz de ganar un encuentro o un campeonato por si mismo ¡Sin ayuda! De hecho, en Venezuela aún mucha gente cree que el mejor jugador de un equipo es quien más puntos anota, cuando no necesariamente es así.

Miami Heat Lebron James (28) Dwyane Wade (31)

A partir del año 2010 cambió esa visión dentro de la NBA cuando un «Super-Hombre» Lebron James, admitió que necesitaba ayuda de otros «Super-Héroes» para ganar un campeonato. Lebron se mudó de Cleveland a Miami junto a Dwane Wade y Chris Bosh para jugar 4 finales y ganar par de torneos.

De ese momento en adelante todo fue diferente, las superestrellas entendieron que en un ambiente tan competitivo como el  de la NBA no bastaba solo con sus super-poderes para obtener títulos.

Así que como en el Universo Marvel (Los Vengadores) y DC Comics (La Liga de la Justicia), los jugadores comenzaron a unirse para formar Super-Equipos.

Es así como ahora vemos conjuntos como los Golden State Warriors, Cleveland Cavaliers o Houston Rockets (favoritos para llevarse el título este año) con una o dos superestrellas en su nómina.

¿Es algo sostenible? ¿Cuántos equipos pueden pagar una nómina de ese tipo?
Mientras el negocio vaya bien y lo deportivo también, no habrá problemas.

Lo cierto es que la NBA mutó, pasó de la época Super-Hombre a la época de los Super-Equipos.

@JJuniorCordero en TW / IG
Junior Cordero

Artículos relacionados