EE.UU. tras nueva crisis de los misiles

Un nuevo capítulo de tensiones podría abrirse tras la polémica prueba de misiles realizada por Estados Unidos. Se trata de la primera prueba que la nación norteamericana hace con misiles de mediano alcance, luego de la ruptura del tratado INF que sostenía con Rusia desde los últimos años de la Unión Soviética. El Pentágono confirmó la prueba de un misil de alcance superior a 500 kilómetros, lo que ocasionó la airada reacción de Rusia.

El viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Riabkov, dijo que EEUU «tomó el rumbo hacia la escalada de tensiones militares«, que pese a ello no mostró gran alarma ante lo que catalogó como un acto de provocación. «No sucumbimos a las provocaciones», dijo el diplomático ruso.

Misil crucero probado por Estados Unidos tiene un alcance mayor a 500 kilómetros.

Sin embargo Riabkov acusó a Estados Unidos de emprender «un potencial desestabilizador» en el mundo, ya que demuestra su desinterés por bajar las tensiones que el actual gobierno de Washington ha creado al renunciar al tratado INF. Denunció que el gobierno de #DonaldTrump ha incursionado en un terreno «que hasta hace poco estaba regulado muy estricta y firmemente por el tratado«.

Desde China también reaccionan

Pekín reaccionó ante las nuevas pruebas de misiles de Estados Unidos  y advirtió que el ensayo “graves consecuencias» para la seguridad internacional, ya que a juicio del gobierno chino con esta acción se «reactivará la carrera armamentística». En un comunicado del Ministerio de Exteriores del país asiático, se cuestionó la nueva intención de Washington por intentar ejercer la supremacía bélica mundial.

«Estados Unidos quiere asegurarse la supremacía militar de forma unilateral», advirtió Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Exteriores chino, quien argumentó que la intención verdadera de Washington era zafarse de las restricciones para desarrollar libremente armamentos avanzados.

RB

Artículos relacionados