#VTanálisis: Conflicto sirio podría exacerbar la crisis migratoria en Europa

Conflicto sirio podría exacerbar la crisis migratoria en Europa / Foto: VTactual

Como consecuencia del conflicto que se vive en Idlib, ciudad de noroeste sirio, decenas de miles de refugiados que ya han llegado a Turquía huyendo de la violencia aprovechan la apertura de la frontera con la Unión Europea anunciada por Ankara para migrar hacia el viejo continente.

La mañana de este domingo, el ministro turco del Interior, Süleyman Soylu, ha utilizado su cuenta en la red social Twitter para informar que 76 mil 358 personas han salido desde Edirne rumbo a Grecia y Bulgaria, a partir de las 9:55 (hora local), animados por el anuncio del Gobierno turco de que nadie les impedirá cruzar la frontera.

Y aunque desde Grecia, los cálculos son más comedidos, puesto que Atenas y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) hablan de 13 mil migrantes, el temor de los europeos ha activado denuncias contra el Gobierno del país euroasiático: “Engordan la cifra para incentivar un masivo flujo migratorio hacia la Unión Europea”.

Erdogan, ¿responsable de la nueva crisis migratoria?

Ello tiene que ver con que el presidente Recep Tayyip Erdogan haya justificado su medida con la falta de apoyo de la UE a Turquía frente al régimen de Damasco en Siria, tras la escalada de la violencia entre ambos ejércitos –una treintena de soldados turcos falleció tras un ataque hace un par de días- en la provincia siria.

Conflicto sirio podría exacerbar la crisis migratoria en Europa
En edirne, en la frontera turco-griega, acampan miles esperando ingresar al lado heleno / Foto. Cortesía

Mientras tanto, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) señala que en la nación helena hay actualmente 115 mil refugiados y solicitantes de asilo, de los que 74 mil se encuentran en territorio continental. El resto se encuentra desperdigado en las islas, entre ellas Lesbos.

Justo allí, los habitantes se apañan para impedir que los migrantes desembarquen y engrosen la lista de los 40 mil a los que ya se les ha dado acogida en las cinco principales islas del país.

Represión antimigratoria

Además, la situación de alarma en el territorio griego ha llevado a los cuerpos del orden a arremeter contra los migrantes que han pretendido ingresar.

De hecho, la policía fronteriza disparó gas lacrímogeno a los refugiados de nacionalidades siria, iraquí, pakistaní, afgana y somalí, que esperan en el lado turco ante el paso fronterizo de Pazarkule, cerca de Edirne, con la esperanza de continuar hacia Europa.

Por lo pronto, no abandonan. Los 30 mil estimados en el lugar resisten, mientras el voluntariado de algunas ONG proveen comida y artículos de primera necesidad a las familias acampadas y lamentan que Grecia no haya cumplido su palabra de abrir paso a unas mil 200 personas.

Un bulo

“Ha sido un bulo”, dice un migrante esperanzado con entrar a Grecia y con la meta de llegar a Suiza, pero asegura estar dispuesto a aguantar en la frontera hasta que el Ejecutivo en Atenas cambie de idea.

“La policía fronteriza está usando gas lacrimógeno contra la gente. Hay muchísima gente, niños… No podemos cruzar. Aún no ha podido cruzar nadie. Si alguien consigue cruzar, lo mandarán de nuevo a Turquía”, vaticina.

Negociando con la necesidad

Otro de los males que se están generando es el de los inescrupulosos pretendiendo hacer negocios a partir de la necesidad de calidad de vida y un futuro mejor de los migrantes.

Conflicto sirio podría exacerbar la crisis migratoria en Europa
Nadie sabe de dónde salieron tantas unidades ni a qué empresa o empresas pertenecen / Foto: Cortesía

Una vez que se difundió el rumor de que la UE permitiría el paso, muchas empresas empezaron a proveer servicio de transporte a razón de cien liras turcas, unos 15 euros, por persona. Se desconoce de dónde surgieron estas operadoras.

Otra estafa

Y en el intento de escapar de la “estafa de Edirne”, un numeroso grupo de migrantes se ha desplegado a lo largo del río Evros, que separa Turquía de Grecia, con el ánimo de cruzar a nado o a bordo de barcazas por las que les cobran 50 euros para pasar la frontera.

Conflicto sirio podría exacerbar la crisis migratoria en Europa
Unas 100 liras turcas (15 euros) cobran los transportistas «piratas» paera llevar a Edirne / Foto: Cortesía

Es el caso de Anmar, un joven iraquí que llegó el viernes por la noche a la orilla del río con una decena de compañeros, algunos sirios, otros paquistaníes, guiados por un traficante que cobró a cada uno la citada suma por trasladarlos con una barca al otro lado.

No obstante, al desembarcar en lo que suponía era la orilla griega, los migrantes han descubierto que se hallan en un islote boscoso, rodeado por dos brazos del río Evros, de fuertes corrientes. Han sido timados.

Por ello, algunos se han atrevido a devolverse a nado por 40 metros de aguas heladas hasta la orilla turca, para terminar olvidándose de la aventura de Europa.

Barqueros más humanos se dan a la tarea de utilizar sus naves para recoger a los náufragos que han perdido todo lo que llevaban consigo.

Decepción galopante

Por lo pronto, familias enteras de migrantes sólo alcanzan a sentirse decepcionadas, engañadas y utilizadas, por Grecia y Turquía, a las que acusan de mentir sobre permitir el paso y de usarlas de excusa para presionar a las autoridades europeas, respectivamente.

Señalan a las agencias informativas que la propia policía turca aconsejaba dirigirse al pueblo de Elçili, a 20 kilómetros al sur de Edirne, donde esperaban los traficantes de personas que acabaron abandonándolos en el islote.

“Está claro que el propio Gobierno turco nos quiere distribuir a lo largo de la frontera para que intentemos pasar como podamos y así hacer presión a la Unión Europea”, opina Anmar, el migrante iraquí.

FF/VTactual.com

7 gobiernos cuyas Crisis Humanitarias callan en la complicidad de intervenir Venezuela

Artículos relacionados