La inventiva del venezolano derrota la crisis inducida

La inventiva del venezolano derrota la crisis inducida

La Guerra Económica en Venezuela que ha generado una crisis profunda en la población, ha dejado también aprendizaje y espíritu de lucha que han hecho surgir nuevas formas de supervivencia, una de ellas es la modalidad de venta de artículos conocida como venta “de garaje”.

Se trata de la venta de productos, comida y enceres dentro de un determinado inmueble o espacio, en el cual se negocian artículos de segunda mano en buen estado.

En Catía se consigue variedad en ropa y calzado

Magaly Prado lo hace desde un año en el bulevar de Pérez Bonalde en la parroquia Sucre de Caracas, «comencé vendiendo ropa que tenia en buen estado y que no usaba y me sorprendió ver como la gente compraba sin problemas y hasta me encargaban», dice.

El negocio se convirtió en su sustento mensual, «cuando se me acabo la ropa que vendía comencé a ir de casa en casa comprando cosas usadas, las compraba y revendía en el bulevar», dice que en una semana puede generar un ingreso de Bs. 350.000,00 entre ropa y calzado.

La gente que se va del país vende a los revendedores

Para muchos esto no es nada nuevo, desde los años 80 en Venezuela se ha vivido la modalidad del llamado «mercado de los corotos», un espacio donde se revendían artículos que no se usaban, sin embargo, las ventas de garage ahora han superado esté método y se han convertido en el día a día de muchos como su sustento principal.

Precios de locura

Mientras en un pantalón de jean nuevo tiene un costo de Bs. 500.000,00, en el mercado de los corotos de Santa Monica cuesta Bs.40.000,00. El ahorro es lo primero que busca la gente que compra ropas usadas, Moraima Ozocar, ella tiene un puesto, en la Av Principal de santa Mónica, donde se encontraba una antigua bomba de gasolina y todos los sábados y domingo vende calzados.

«Hago combos para que la gente se lleve las cosas más rápido. La mercancía se la compro a las personas que se están yendo del país y no se pueden llevar todo, es decir el éxodo nos ha beneficiado a los que nos quedamos acá». Dice que la gente va a ofrecer sus productos por precios más económicos, «yo les compro las prendas a un precio y las vendo agregándoles el 10% más.

También se ha implementado la moda de tiendas que vende ropa usada, en Chacaito una tienda que vendía trajes de novia ahora vende trajes casuales y de vestidos de fiesta de segunda mano en buen estado.

Venezolanos acuden a tiendas de segunda para comprar y vender ropa usada¿

Carlos Oropeza, trabajador de la tienda ubicada en el Centro Comercial Chacaito explica que ante las pocas ventas tuvieron que cambiar metodo de venta.

«Desde hace dos años empezaron a bajar las ventas, en el primer trimestre de 2018 no se vendió ni un solo vestido de novia y la dueña dijo que iba a cerrar. Los trabajadores le dijimos que podíamos empezar a vender ropa usada y así lo hicimos. En un mes vendemos más de 200 prendas de vestir usada».

En la tienda compran la ropa en buen estado, la lavan y ponen a la venta, dice que el ahorro del comprador es hasta de un 80%, comparado con el mercado del comercio.

NB

Artículos relacionados