Virus liberado, país bloqueado #Coronavirus

El creador de la Ley Contra el terrorismo y Armas Biológicas de 1989, Francis Boyle, aseguró que el nuevo coronavirus de Wuhan, China, es un arma ofensiva de guerra biológica, así lo reseña Sputnik en un reportaje publicado en su portal web.

En ese sentido, el profesor de derecho internacional de la Universidad de Illinois dijo tal afirmación en una entrevista concedida para Geopolitics and Empire, donde además destacó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) “sabe perfectamente qué es lo que está pasando en Wuhan”.

Boyle enfatizó que los medios de comunicación internacionales han ignorado esta información dado que están empeñados en su campaña antichina y siguen los lineamientos dictados por el Departamento de Estado de los EE.UU que solo está interesado en los beneficios económicos que le reporta la situación de emergencia de salud pública en la que está sumida la población del gigante asiático.

Según el experto entre 1980 y 2018 ha gastado más de 100 mil millones de dólares en el desarrollo de armas biológicas donde han participado mas de 13 mil científicos norteamericanos que han contado con la colaboración de especialistas canadienses y británicos.

“Entonces, no sería nada rara la idea de experimentar con coronavirus durante el apogeo de la guerra comercial entre EEUU y China para socavar a este país asiático económica y humanamente ya que es el mayor competidor de Norteamérica. La actual dislocación económica y social de China favorece a Washington. El secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross ya reconoció este hecho abiertamente en una entrevista con Fox News recalcando que el virus podría ayudar a la agenda América Primero, afectando a China económicamente y «así haría acelerar el retorno de los empleos a América del Norte»”, enfatiza Sputnik en su publicación.

Foto/Reuters

Científicos de EE.UU, Reino Unido y Canadá, expertos en coronavirus

Refiere Sputnik que en Wuhan funciona unos de los más sofisticados laboratorios biológicos, el Wuhan BSL-4, que pertenece al Instituto de Virología de esa ciudad china. En este centro de investigaciones, los científicos trabajan con los agentes patógenos más peligrosos del mundo, incluyendo varios coronavirus como el SARS-CoV (Síndrome respiratorio agudo y grave) y el MERS-CoV (Síndrome respiratorio del medio oriente).

Se destaca en el reporte que el laboratorio de Wuhan con el tiempo se convirtió en el preferido de los virólogos del mundo, en especial, de EE. UU., Canadá y Reino Unido, esto debido a su clima húmedo y caliente con las condiciones ideales para el desarrollo natural de los más peligrosos patógenos y la existencia de una naturaleza llena de animales e insectos exóticos.

Señala que en los años 90 del siglo pasado el patógeno chino QX fue descubierto y tomado como base del coronavirus 2019-nCoV y que al convertirse Wuhan en el lugar favorito de los virólogos estadounidenses, canadienses e ingleses, dados los avances en la investigación de prevención de estos virus, la OMS autorizó la transferencia del patente del 2019-nCoV al laboratorio de Wuhan BSL-4.

Lo anterior, hace inferir que los estudiosos norteamericanos, británicos y canadienses, y no solo los chinos, tuvieron acceso a este patógeno. “En 2018, en el sur de China, los virólogos descubrieron 89 nuevos coronavirus procedentes de murciélago, según la revista norteamericana Journal of Virology (13 de junio 2018) que tenían el mismo receptor que el CoV-MERS”, resalta el trabajo periodístico de Sputnik.

Un dato interesante es que estas investigaciones han sido financiadas tanto por el Ministerio de Ciencia y Tecnología de China como por la USAID (colaboradora abierta de la CIA) y el Instituto Nacional de Salud de EE. UU. También la Facultad de Virología de la Universidad de Duke de EE. UU. está envuelta en el estudio del coronavirus 2019-nCoV en cooperación con la Universidad de Wuhan.

SI/VTActual

#VTanálisis Una silenciosa influenza mata más que el Coronavirus

Artículos relacionados