Controversial escenario tras el perfil del concejal Albán

Las primeras investigaciones sobre la muerte del concejal conservador Fernando Albán enrarecen mucho más el caso. Una publicación del portal web de investigación La Tabla, refleja que entre los archivos hallados en el teléfono celular del político, había pornografía infantil, vínculos estrechos personales con el ex presidente del Parlamento, Julio Borges y una gran cantidad de documentos que lo relacionaban con “una ferviente práctica religiosa”.

El concejal Albán no ocultaba su ferviente vocaación religiosa

Éste último aspecto habría sido evaluado por expertos en psicología reseñados por el site, bajo la fuerte sospecha de que Albán habría tomado la decisión de convertirse en “mártir” por el bien del país, razón por la cual su suicidio habría sido una “inmolación”. El material especula también sobre una posible “vida oculta” vinculada con la pedofilia y su relación bastante cercana con representantes del Alto Clero venezolano.

El Cardenal Urosa Savino fue uno de los primeros en abogar por su libertad

Existen registros de sus lazos con monseñor Fernando Castro, miembro de la prelatura del Opus Dei, con el Cardenal Jorge Urosa Savino y con el padre Arturo Sosa, máxima autoridad mundial de la Compañía de Jesús. Esta cercanía a las cúpulas más conservadoras de la iglesia católica y su fanatismo religioso, son características apreciadas en su perfil psicológico como un indicio de que Albán podría pretender convertirse en una especie de “Salvador” de Venezuela.

Albán era muy cercano a Fernando Castro, miembro de la prelatura del Opus Dei

Parte del material hallado entre sus pertenencias, daba cuenta de que Albán también servía de facilitador y gestor de trámites para el jefe de su tolda política, Julio Borges, quien se encuentra prófugo de la justicia venezolana acusado de participar como autor intelectual en el atentado frustrado contra el presidente venezolano Nicolás Maduro.

Con información de La Tabla

RB

Artículos relacionados