Cómo las antillas menores se volvieron parásitas de Venezuela

Para muchos, la guerra económica denunciada por el Gobierno venezolano desde hace varios años es solo un pretexto del presidente Nicolás Maduro para justificar la crisis que vive el país. No obstante, hay una gran cantidad de hechos y situaciones que evidencian que sí existe una guerra contra la nación y que son muchos los interesados en que esta crisis no se resuelva.

Un ejemplo de ello es el contrabando de productos venezolanos que son llevados hasta las antillas menores, Curazao, Aruba y Bonaire, para luego venderlas en otros países. Se trata de un negocio redondo, ya que una empresa privada compra en 4 dólares material estratégico como cables de cobre (robado de instalaciones eléctricas en Venezuela) y las vende en Europa en 70 euros. Más llamativo aún es que Aruba es el más grande exportador de cobre del Caribe sin contar con una sola mina, tal como lo denunció la periodista Madelein García.

Situación similar es la de los productos alimenticios de la corporación Empresas Polar, cuyo dueño Lorenzo Mendoza, es un conocido antagonista del gobierno bolivariano. García, tras su paso por varios mercados, consiguió varios productos de dicha compañía, hechos en Venezuela, con precios en bolívares. En otras palabras, productos que son contrabandeados y vendidos abiertamente en las islas con total impunidad.

Contrabando evidente e impunidad descarada

Tan evidente es el problema del contrabando que a la primera ministra de Aruba, Evelyn Wever-Croes, no le quedó más que reconocerlo. Este martes señaló que el “gobierno anterior” de la isla «no fue eficaz en controlar su frontera», por lo que se incrementó el contrabando desde Venezuela. Esta declaración surgió tras el cierre de las fronteras marítimas y aéreas entre Venezuela y las islas como medida de presión para acabar con la actual impunidad.

contrabando
Desde hace años se viene denunciando el contrabando hacia las antillas menores, sin respuestas oportunas.

A esta pequeña victoria venezolana, se suma otra más grande. Aruba prohibió la compra de cobre no certificado, lo cual ayuda a cerrar la puerta del contrabando del material estratégico. Queda esperar los resultados de la reunión de alto nivel que tendrá lugar este viernes en Aruba.

JA

Artículos relacionados