Contrabandistas de Venezuela se reinventan para evadir la ley

Una vez más, el narcotráfico venezolano busca una manera creativa de huir de las autoridades. En la frontera con Colombia, esta vez, fueron hallados más de dos mil kilos de carne escondidos debajo de la tierra, un modus operandi que obedece a las miles de denuncias del traslado de mercancía nacional a la hermana república, para luego revenderla a precios mucho más altos.

Madeleín García, periodista de la cadena Telesur, compartió un vídeo a través de la red social Twitter donde evidencia el hallazgo hecho por las autoridades quienes descubrieron el «escondite» del producto vacuno.

El río Arauca,que separa a los dos países, ha sido el canal más común de traslado de alimentos en los últimos tiempos, miles de denuncias y reportajes han salido a la luz dejando evidencia de un tráfico que lleva consigo los productos más esenciales de la canasta básica venezolana.

Ante la los embates de una guerra económica impulsada por sectores políticos y empresariales contrarios a la Revolución Bolivariana, ha surgido un movimiento traficante mejor conocido como «Bachaqueros»: personas que obtienen productos de la canasta básica a su verdadero precio y luego lo revenden con precios de hasta 1000% del valor real.

El Estado ha creado varios grupos, como la Superintendencia Nacional de Precios Justos, para combatir esta «mafia» que se ha apoderado del mercado alimentario en los últimos meses. Sin embargo, el «bachaqueo» se ha mantenido con fuerza, especialmente en las zonas más aisladas del país.

Desde hace varios meses, con la oportunidad de algunos ciudadanos residenciados en las cercanías de la frontera con Colombia, el tema de los productos básicos ha mutado a un contrabando que traspasa los productos al lado fronterizo para venderlos en moneda local colombiana o en precios, de igual manera, muy elevados en relación con los fijados por los mecanismos de regulación venezolanos.

El presidente Nicolás Maduro ha declarado en numerosas ocasiones una guerra al contrabando de extracción y al interno, aunque todavía está como tarea pendiente su erradicación, pues es uno de los flancos por los cuales están logrando afectar el acceso de la población a bienes y servicios: desaparecen productos para «engordar» los precios, que se vuelven inaccesibles para los más necesitados.

KH

 

Artículos relacionados