Conozca el por qué todos quieren ir a Cuba a curarse (¿Brujería o ciencia?)

Los avances científicos de Cuba desde la Guerra Fría han dado de que hablar, y la medicina no ha sido la excepción; su fuerte alianza con la extinta Unión Soviética (URSS) le sirvió para construir una base sólida en cuanto al desarrollo de diversas áreas de la ciencia, a tal punto que se ha labrado una imagen como potencia médica.

La salud en Cuba es pública, gratuita y muchas medicinas están subvencionadas. No existen hospitales privados ni seguros médicos.

Cuando un estudiante cubano se gradúa, es posible que haya realizado más operaciones que estudiantes de medicina de países desarrollados.

El sistema de salud cubano sigue presentando unos resultados mucho mejores que los de otros países en desarrollo. En algunos indicadores, como mortalidad infantil o esperanza de vida, Cuba compite con los niveles de los países más avanzados.

A pesar del bloqueo económico unilateral de Estados Unidos hacia la isla, Cuba sigue marcando pauta en investigaciones y avances médicos. Estudios sobre la vacuna contra el cáncer de próstata, el desarrollo contra la vacuna el cáncer de pulmón, la cura al vitiligo y la eliminación de la transmisión materno-infantil de VIH-Sida y sífilis congénita son muestras de los avances médicos durante el 2015.

Salón de operaciones en el hospital de campaña cubano de Leoganne, a 30 kilómetros de Puerto Principe.

Para el representante de la Organización Panamericana de Salud (OPS) en Cuba, José Luis Di Fabio, el éxito de la medicina en la isla, se debe a la formación y al enfoque preventivo del sistema sanitario cubano.

«La formación médica en Cuba y el sistema de salud se basa en la atención primaria, donde tenemos un médico de familia responsable de una población de unas mil personas, donde hay una relación estrecha del médico con la familia (…) Hay mucha experiencia en un trabajo de promoción de la salud y prevención y mucho contacto con la comunidad», expresó Di Fabio.

Además, el representante de la OPS, destacó que los médicos cubanos se educan «en el concepto de internacionalismo, de solidaridad» y que, como parte de su formación, deben trabajar en misiones en los lugares más remotos, a donde no llegan otros doctores.

Contra el ébola

La isla caribeña está acostumbrada a no escuchar muchos halagos de los Estados Unidos. No obstante, en el 2014 al país le llovieron buenas palabras de su vecino del norte a cuenta de la labor de sus médicos en el exterior y concretamente por el envío de personal sanitario a los países más afectados por el ébola para tratar de contener la epidemia.

Para ese entonces, el líder de la revolución cubana, Fidel Castro, ofreció la ayuda de su país a Estados Unidos para combatir el ébola, y evitar que la enfermedad altamente letal se propague por América Latina.

«Gustosamente cooperaremos con el personal norteamericano en esa tarea, y no en búsqueda de la paz entre los dos Estados que han sido adversarios durante tantos años sino, en cualquier caso, por la Paz para el Mundo, un objetivo que puede y debe intentarse», afirmó Castro en una de sus reflexiones que compartía periódicamente.

La biotecnología cubana

Los logros de la biotecnología cubana fueron reconocidos en la Universidad de Stanford; los científicos y académicos estadounidenses admiraron la calidad de los productos expuestos y los proyectos de investigaciones que se desarrollan en Cuba.

El taller sirvió también para demostrar la necesidad de establecer vínculos académicos y comerciales para este propósito, y ambas partes consideraron necesario seguir el intercambio sistemático para continuar identificando intereses comunes. Al evento asistieron académicos y empresarios estadounidenses.

La delegación cubana presente en la Universidad de Stanford estuvo presidida por el doctor Eduardo Martínez, vicepresidente primero de la empresa BioCubaFarma (BCF), e integrada además por Eulogio Pimentel, Director General del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), y prestigiosos científicos del CIGB y del Centro de Inmunología Molecular (CIM).

A los turcos también

La embajada de Cuba en Ankara, Turquía, y la empresa de ese país Miramar, suscribieron este año un convenio por el que se autorizó a esta compañía a proporcionar a los turcos tratamientos médicos en la isla.

“Tenemos nuestra propia experiencia, las condiciones propias, nuestros propios descubrimientos y queremos compartirlo con el mundo, incluyendo a los pacientes turcos”, señaló el diplomático cubano.

Mientras que, el presidente de Miramar, Adnan Volkan Pekkan, dijo que entre los tratamientos ofertados se encuentran las terapias propias contra el cáncer, la diabetes y tratamientos de ortopedia a precios mucho más económicos que en otros países.

Turismo y salud

El Centro Internacional de Salud La Pradera, ubicado en Siboney, Ciudad de La Habana, Cuba, aparece en las Páginas Amarillas de la isla como un Hotel de Turismo de Salud.

«Reserve sus vacaciones en Centro Internacional de Salud La Pradera», dice un anuncio publicitario de este lugar que en su momento prestó atención médica al ex futbolista argentino Diego Armando Maradona.

El director del centro, Henry Carreño, dijo en una entrevista para la BBC que «esta combinación de turismo y salud que ofrecemos en La Pradera es también una manera de generar fondos y subsidios para nuestro sistema de salud nacional, ministerio y gobierno, para que podamos atender mejor a los cubanos».

BD

Artículos relacionados