La violencia parece estar muy lejos de cesar en Colombia

La violencia parece estar muy lejos de cesar en Colombia / Foto: Cortesía

El gobierno neogranadino asegura que la muerte del disidente de las Farc Walter Arízala, más conocido como “Guacho”, resultó “una gran victoria» para la administración de Iván Duque, pero informes de organizaciones no gubernamentales dan cuenta de un escenario de violencia que cambia poco con la muerte del disidente.

De hecho, a pocos días del deceso, se conoció el nombre del posible sucesor en la cadena de mando: Carlos Arturo Landázuri Cortés, alias Comandante Gringo, un joven de 24 años que es jefe de un grupo de la estructura ilegal, toda vez que un informe del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) indica que unas 7 mil 750 personas estarían vinculadas a grupos armados ilegales en Colombia.

Publicado a mediados de diciembre de 2018, el documento titulado “Conflictos armados focalizados” especifica que las disidencias de las FARC tendrían 2 mil 500 miembros; y la guerrilla del ELN, cuyo proceso de paz fue suspendido por el Presidente colombiano, contaría con 2 mil reclutas.

La violencia parece estar muy lejos de cesar en Colombia
Indepaz estima que 300 integrantes de las FARC no se desarmaron y 900 no concluyeron el proceso / Foto: Cortesía

De los 2 mil 500 miembros de los grupos disidentes de la otrora guerrilla de las Farc, se estima que 300 no realizaron el proceso de desarme, 900 iniciaron el proceso de reintegración a la vida civil pero lo abandonaron y mil 300 serían nuevos reclutamientos.

Indepaz aclara que las cifras son estimaciones y están sujetas a altos niveles de subjetividad, pero se pueden tomar como una guía para vislumbrar la magnitud y complejidad de la violencia en Colombia.

A ello se suma la violencia paramilitar

Históricamente el fenómeno de la violencia en Colombia ha golpeado con más fuerza a las zonas rurales. Esa tendencia no ha cambiado. Según cifras recogidas por Indepaz, en 2017 unos 309 municipios terminaron afectados por la violencia paramilitar.

El departamento con más afectación fue Córdoba, al norte de Colombia, con el 87% de sus municipios afectados por la violencia narcoparamilitar. El segundo fue Chocó, en el noroeste del país, con el 83% de su territorio perjudicado. En el primer semestre de 2018, las estructuras narcoparamilitares afectaron 251 municipios de 29 departamentos de ese país.

FF

Artículos relacionados