En Colombia, Odebrecht tiene mucho que contar

En Colombia, Odebrecht tiene mucho que contar

Este jueves, se desató la polémica en el territorio colombiano, luego que se hiciera pública una sentencia emitida por Tribunal Administrativo de Cundinamarca en el que obliga a la empresa brasileña Episol, al grupo Solarte, filial de Corficolombia y a sus socios colombianos a pagar la suma de 800.000 millones de pesos de multas al Estado, por haber incurrido en hechos de corrupción en el país neogranadino.

El fallo de aproximadamente 400 páginas se dio a conocer, tras la decisión de la Corte Suprema de elegir a un fiscal Ad Hoc, lo que supone que la justicia colombiana no solo aborde la responsabilidad de la empresa brasileña en los hechos de corrupción, sino que ejerza fuertes medidas contra los implicados de nacionalidad colombiana.

Mediante esta sentencia, no sólo obligará que los socios comerciales paguen la cuantiosa suma de dinero, sino que además el peso del dictamen caerá sobre diversas personalidades del ámbito político como el ex viceministro, Gabriel García Morales; el ex senador Otto Bula, el ex presidente de Corficolombiana, José Elías Melo, y los llamados tres luises de Odebrecht: Luiz Bueno, Luis Mameri y Luis da Rocha, todos ejecutivos de la compañia brasileña.

A su vez, el fallo contempla la inhabilitación por 10 años para que estas empresas y las personas naturales sean contratadas por el Estado, en este sentido, el procurador, Fernando Carrillo, destacó la importancia de esta sentencia para la justicia colombiana, ante hechos tan aberrantes como la corrupción.

«Esta cifra equivale a cerca de U$ 260 millones, monto que supera algo más de 22 veces los U$11 millones que inicialmente ofreció la multinacional, para recibir beneficios en sus procesos penales, disciplinarios y fiscales en Colombia y puedan seguir contratando con el Estado», expresó Carrillo.

YR

Artículos relacionados