Gobierno de Colombia busca manchar a disidentes de las FARC

El gobierno de Colombia acusó este martes aun grupo de disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de ejecutar un atentado en contra de miembros de la comunidad indígena del Cauca, en donde fallecieron cinco personas y resultaron heridas otras seis.

Un comunicado de la Asociación de Cabildos Indígenas de Toribío, Tacueyo y San Francisco «Proyecto Nasa», apoyó la versión del Ejecutivo, indicando que los responsables del hecho perteneceen a la corriente Dagoberto Ramos de la mencionada disidencia.

De acuerdo con la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), el ataque armado continuó minutos más tarde contra la comunidad indígena en el resguardo de Tacueyó, de Toribío. Entre las víctimas se encuentra la gobernadora indígena Cristina Bautista y cuatro miembros de la guardia originaria.

El hecho ocurrió un día después de que fuera asesinado el defensor de derechos humanos, Flower Jair Trompeta, quien fue detenido y torturado por integrantes del Ejército colombiano.

Por otra parte, miembros del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) denunció el asesinato de otro excombatiente desmovilizado llamado Wilson Parra Lozada, quien fue atacado por dos sujetos el 28 de octubre en el departamento Caquetá, casos sobre los que el Gobierno de Iván Duque no ha emitido ningún pronunciamiento.

ARG

Artículos relacionados