El clima en Vietnam sigue siendo húmedo y lleno de luto

Damrey, el tifón más desastroso que azota el centro-sur de Vietnam en los últimos seis años, fijó temporalmente hoy en 61 sus víctima fatales, pero amenaza con aumentarlas porque hay otras 28 personas cuyo destino se desconoce.

El Comité para la Prevención y Control de Desastres Naturales indicó que la provincia más castigada es la de Khanh Hoa, que contabiliza 23 muertos, una docena de heridos y grandes perjuicios materiales aún no determinados con exactitud.
Pero el huracán hace sentir su influencia en una vasta zona del centro y sur del país, donde destruyó total o parcialmente unas 85 mil viviendas, decenas de miles de hectáreas de diversos cultivos, grandes tramos de carreteras y vías férreas y diversas obras de infraestructura,

Con rachas de viento de hasta 135 kilómetros por hora, y acompañado de intensas lluvias, Damrey tocó tierra vietnamita el sábado y ya el domingo entró a la llamada Altiplanicie Occidental, donde comenzó a debilitarse.

Sus vastos ramales nubosos, empero, siguen dejando caer un verdadero diluvio sobre toda la región, una situación que según pronósticos meteorológicos aún podría prolongarse durante varios días.

Los gobiernos locales han sido alertados sobre la posible ruptura de los diques de algunas presas cuyas cotas de seguridad están a punto de ser superadas por las aguas.
En la ciudad de Da Nang, donde este lunes comenzó la Semana del Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC), llueve casi sin cesar desde la noche del viernes, pero su buen sistema de evacuación de aguas ha impedido que se produzcan inundaciones.

Peor suerte corren las cercanas Hue y Hoi An, ambas Patrimonio de la Humanidad, donde la acumulación de agua en algunos puntos aconsejó poner a buen recaudo a cientos de turistas. Hasta el momento en toda la región han sido evacuadas más de 40 mil personas

Artículos relacionados