Ciberataque estadounidense contra Venezuela pone en evidencia fracaso político de #DonaldTrump

Venezuela hace una semana fue víctima de un ataque al sistema eléctrico que dejó a todo el país sin servicio eléctrico durante cuatro días, científicos rusos certificaron que la operación fue realizada con equipos técnicos desde Canadá, mientras que el gobierno venezolano, dejo en evidencia la autoría intelectual del gobierno de EE. UU. tras diversos mensajes que en redes sociales dejaron colar personajes como Elliott Abrams, Mike Pence, y Mike Pompeo.

Ismael Aponcio, historiador y profesor universitario recuerda que no es la primera vez que EE. UU. ataca de esta forma a un país independiente y soberano, «la fórmula más común para infiltrarse en la privacidad es usar documentos que se hacen pasar por PDF o archivos de Office, además de utilizar haker para lograrlo».

Existen pruebas de que en septiembre de 2018, el presidente estadounidense, #DonaldTrump autorizó una serie de ataques cibernéticos para disuadir a Rusia y China, «según ellos porque eran sus adversarios pero la realidad es que países como Rusia, China y Venezuela son una piedra de tranca en el juego político de EEUU porque no se doblegan ante ellos».

«La realidad es que EEUU es quien ha implementado los ataques a muchos países y en varios casos acusa a los países afectados de ser los culpables, pero nunca hay pruebas de ello», refiere que así paso con Corea del Norte.

«En 2017 el Consejo de Seguridad Nacional acusó a Corea del Norte de propagar el virus informático global ‎WannaCry como forma de extorsión y alertó a ese país de que la Casa Blanca seguirá ejerciendo la mayor presión posible para detener la capacidad de Pyongyang de lanzar ataques cibernéticos o de otro tipo».

El Departamento de Justicia de EEUU en 2016 imputó a 12 “agentes” pertenecientes al Directorio Principal de Inteligencia de Rusia, por “piratear” la campaña presidencial de Hillary Clinton para los comicios estadounidenses de 2016, acusación rechazada por Moscú.

El director de la Inteligencia Nacional de EE.UU. (DNI, por sus siglas en inglés), Dan Coats, advirtió en esa ocasión del incremento de la posibilidad de un “ciberataque dañino” por un actor extranjero.

Aponcio, asegura jocosamente, que los países más atacados por EEUU directo a su sistema son los rebeldes, «los países que mantienen una política concreta y desarrollan la geopolítica a nivel mundial son el blanco de EEUU. Al tener un sistema tecnológico más desarrollado es fácil atacar, pero en el caso de Venezuela es diferente ya que el ataque se da porque no han podido entrar por otro lado, en realidad el ataque es una derrota para EEUU«.

La revista Forbes, especializada en negocios y finanzas en un artículo elaborado por el académico Kalev Leetaru publicado el pasado 9 de marzo asegura en un artículo que es posible que EEUU haya atacado a Venezuela por esa vía.

“Es muy real la posibilidad de que el Gobierno de Estados Unidos haya dirigido un ataque cibernético contra Venezuela con la finalidad de interrumpir el servicio eléctrico, así como lo sucedido contra la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, en el estado Bolívar, el pasado jueves”, dijo Leetaru.

Aseguró que la que la guerra cibernética es tan poderosa como una herramienta de influencia, debido a que estas maniobras están diseñadas para “empujar” a un país hacia un resultado específico y enfatizó que la guerra cibernética, concebida en solitario o dentro de una guerra híbrida, sería empleada por algunos gobiernos como un mecanismo para “debilitar a un adversario” antes de una incursión o una transición forzosa en países extranjeros.

NB


Artículos relacionados