Relación China-Canadá peligra por una ejecutiva de Huawei

Relación China-Canadá peligra por una ejecutiva de Huawei / Foto: Cortesía

China exigió hoy al Gobierno canadiense que frene la extradición a EE.UU. de Meng Wanzhou, directora financiera de la multinacional china de telecomunicaciones Huawei, proceso autorizado el viernes por el Gobierno del país norteamericano.

Relación China-Canadá peligra por una ejecutiva de Huawei
China considera abusivo el proceso de extradición que implementan Canadá y EE.UU. sobre Wanzhou / Foto: Cortesía

«El abuso por parte de EE.UU. y Canadá de sus reglas de extradición es una grave violación de los derechos legítimos de un ciudadano chino«, dijo hoy el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Lu Kang.

El departamento de Justicia de Canadá emitió el viernes una autorización para proceder formalmente a iniciar el proceso de extradición de Meng, hija del fundador de Huawei, quien fue detenida el pasado 1 de diciembre en la ciudad canadiense de Vancouver cuando se dirigía a México.

«Este es un evento político serio. Una vez más instamos a EE.UU. a retirar inmediatamente la orden de detención y la solicitud de extradición», apuntó Lu, quien exigió a las dos partes que liberen de inmediato a Meng y la dejen «regresar a China de manera segura».

EE.UU. detrás del impasse

En enero, el Departamento de Justicia de EE.UU. acusó a Huawei, a dos compañías afiliadas y a Meng de trece cargos de fraude y conspiración para saltarse las sanciones impuestas por Washington a Irán.

No obstante, la ejecutiva del gigante tecnológico se encuentra actualmente en libertad bajo fianza, tiene prohibido abandonar su mansión en Vancouver y tendrá que comparecer el próximo 6 de marzo ante el Tribunal Supremo de la provincia de Columbia Británica para iniciar el proceso de extradición.

Esta decisión amenaza con agudizar la grave crisis diplomática desencadenada entre Canadá y China ya que, tras la detención de Meng, el pasado diciembre, China arrestó a dos canadienses, el diplomático Michael Kovrig y el empresario Michael Spavor, acusados de poner en peligro la seguridad nacional china.

FF

Artículos relacionados