Una protesta feminista degeneró en violencia urbana

Una protesta feminista degeneró en violencia urbana / Foto: Cortesía

Una masiva protesta feminista convocada en Ciudad de México contra un grupo de policías acusados de violar a una menor de edad acabó en violencia, este viernes, con pintas y destrozo de mobiliario urbano en diversos puntos de la capital mexicana.

Una protesta feminista degeneró en violencia urbana
La protesta masiva terminó en violencia. Se desconocen quién o qué grupos impulsaron la anarquía / Foto: Cortesía

Las mujeres marcharon para mostrar su hartazgo, por cuanto las autoridades habían declarado dificultades para actuar en la investigación, debido a la supuesta implicación de funcionarios del Estado.

Una protesta feminista degeneró en violencia urbana
El hecho violento contra una menor de edad impulsó la protesta / Foto: Cortesía

De hecho, en la Glorieta de Insurgentes, varias mujeres leyeron manifiestos en contra de la violencia machista: «Todas las ciudadanas vivimos en constante peligro, las autoridades nos causan el mismo temor que la delincuencia organizada», se denunciaba en los manifiestos.

Una protesta feminista degeneró en violencia urbana
Miles de mujeres se congregaron en la primera parte de la actividad / Foto: Cortesía

De los lemas a los destrozos

También sumaron en las calles algunos lemas como “Si violan mujeres, violamos sus leyes”, “No me cuidan, me violan” y “¡Yo sí te creo!”. No obstante, la marcha que comenzó pacíficamente entre gritos de protesta acabó degenerando en destrozos.

Una protesta feminista degeneró en violencia urbana
Las consignas y pancartas determinaron la primera parte de la manifestación / Foto: Cortesía

Reportan medios que varios bancos, departamentos de policía y estaciones de metro terminaron parcialmente destruidos por un grupo de encapuchadas.

Una protesta feminista degeneró en violencia urbana
Se desconoce si hubo elementos infiltrados en la protesta / Foto: Cortesía

“Una provocación”

También trascendió que, a medida que la marcha fue desplazándose por el centro de la ciudad, generó mayor tensión. Algunos periodistas resultaron agredidos por un pequeño grupo de manifestantes.

La jefa del Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, calificó el resultado como «una provocación» y aseguró que se inició una investigación sobre agresiones directas a periodistas y en torno a los daños ocasionados al mobiliario público.

FF

Artículos relacionados