A un año del 1-O, Catalunya sigue enfrentada

A un año del 1-O, Catalunya sigue enfrentada

Grupos independentistas se enfrentaron a los Mossos d’Esquadra en la ciudad de Barcelona en protesta contra la asociación Justicia Salarial Policial (Jusapol) que tenía previsto homenajear a los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil que el año pasado participaron en la operación Copérnico con motivo del 1-O.

Para los soberanistas catalanes la actividad de Jusapol fue considerada una provocación, lo que produjo el ataque a los guardias con pinturas, objetos y polvos holi. El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha registrado 14 heridos hasta el momento.

Según las autoridades, unas 6.000 personas participaron en la contramanifestación independentista frente a las 3.000 que se calcula acudieron a la marcha de Jusapol.

Los manifestantes independentistas colocaron al consejero de Interior del Gobierno de la Generalidad de Cataluña, Miquel Buch, en el centro de las protestas, pues durante la manifestación pidieron su dimisión, exigencia que también han difundido a través de las redes sociales los convocantes de las movilizaciones, entre ellos la Asamblea Nacional Catalana (ANC), los Comités de Defensa de la República (CDR) y la CUP.

Los momentos de mayor tensión se vivieron cuando culminaba la concentración y llegaron a chocar ambos bandos obligando a los Mossos ha dispersar a los manifestantes en varios puntos del centro de Barcelona.

NP 

Cataluña quiere verse en el espejo de Quebec

Artículos relacionados