Caraota: la reina de la cocina venezolana

Las leguminosas, llamadas comúnmente granos, son unas especies de plantas con frutos que tienen una gran cantidad de nutrientes de proteína de origen vegetal. La caraota – o frijol negro – es el más común y se da en los campos venezolanos.

En la cocina venezolana, es habitual consumirla como contorno de una comida fuerte durante el día. Usualmente se sirve acompañada de carne, arroz, y plátano maduro, en un plato conocido por los venezolanos como el famoso Pabellón Criollo.

Venezuela es un país productor de granos

Se cultivan en suelos franco-arenosos y franco-arcillosos, ricos en materia orgánica para garantizar el drenaje de la siembra. En la parte central del país la siembra se hace en los meses de agosto, septiembre y octubre, y en la parte occidental en los meses de marzo, abril y mayo; con lluvias entre 350 y 400 mm anuales.

En los estados Trujillo, Carabobo, Lara, Miranda, Yaracuy, Apure y Anzoátegui es donde se da este grano con facilidad y su recolección es sencilla, porque florece a los 35 días después de germinar. La madurez de los frutos ocurre entre 65 y 75 días después de la germinación y la madurez de cosecha se presenta a los 78 y 80 días.

La caraota es la preferida de los platos venezolanos

Componente nutricional de la caraota

Cada grano que mide aproximadamente 1 o 2 centímetros tiene los siguientes nutrientes:

Calcio. Componente esencial de huesos y dientes, además de que participa en la coagulación de la sangre y la transmisión de impulsos nerviosos.

Carbohidratos. Pproporcionan la energía que gastamos al desarrollar las actividades diarias.

Complejo B. Son vitaminas como tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3) y ácido fólico (B9); en conjunto tienen la cualidad de ayudar a proveer la energía que necesitamos para que nuestro cuerpo se desarrolle adecuadamente y pueda mantenerse dinámico.

Fósforo. Formación de huesos y dientes. Es indispensable para transformar en energía los alimentos que se consumen.

Hierro. Mineral necesario para la producción de hemoglobina (sustancia contenida en los glóbulos rojos, encargada de transportar oxígeno en la sangre) y mioglobina (sirve para oxigenar los músculos).

Magnesio. Es importante para la correcta asimilación de calcio y vitamina C; también permite el buen funcionamiento del sistema nervioso, favorece la digestión de grasas y ayuda a eliminar toxinas.

Potasio. Motiva la actividad del riñón al estimular la eliminación de sustancias de desecho a través de la orina. También es utilizado para almacenar carbohidratos y su posterior transformación en energía.

Zinc. Regula el desarrollo sexual, es necesario para la producción de insulina y favorece el crecimiento de la piel y cabello.

NB

Artículos relacionados