#VTanálisis El capital se sigue imponiendo a lo humano ante el Covid-19

A pesar de la cuarentena mundial que se está viviendo con la pandemia del Covid-19, muchas son las empresas señaladas de exponer a sus trabajadores al riesgo de contaminación, con tal de mantener las ganancias económicas, en especial las grandes compañías.

A mediados del mes de marzo, en España, uno de los países más afectados por el virus, tres trabajadores de la empresa Amazon España dieron positivos al Covid-19. Estas personas trabajan en los dos mayores centros logísticos, San Fernando de Henares, en Madrid, donde trabajan 3.000 personas, y en El Prat de Llobregat, en Barcelona donde hay aproximadamente la misma cantidad de empleados.

Este caso causó gran revuelo en la población, y aunque la compañía reconoció los casos de manera oficial y aseguró que era un riesgo para los demás empleados, se negó a la petición de los sindicatos de interrumpir la actividad de las plantas.

Uno de los depósitos de Amazon en España

Pasados los 20 días del suceso, 7 casos más fueron detectados en la empresa, que aún sigue operando. De las 6 mil personas que aproximadamente trabajan en las dos compañías, 54 decidieron abandonar sus puestos ante la obligatoriedad patronal, según reseñaron los medios locales de España.

La molestia se ha extendido hasta Estados Unidos, donde la misma empresa anunció que los empleados diagnosticados con la enfermedad o se encuentren en cuarentena recibirán dos semanas de sueldo para garantizar “que tengan el tiempo que necesitan para recuperar su salud sin preocuparse por el salario”.

La compañía también creó un fondo de ayuda inicial de 25 millones de dólares para apoyar a sus socios logísticos y sus conductores de Amazon Flex, y empleados estacionales con dificultades financieras. Sin embargo dichos prestamos deberán ser pagados al terminar la pandemia y deberán continuar trabajando.

Exposición y explotación

En Italia, grandes empresas como Repsol o Telefónica formaron comités de empleados para garantizar la seguridad de sus trabajadores, suspendieron los viajes laborales e implementaron el teletrabajo en algunos departamentos por turnos de 7 días para cada grupo.

Estas medidas han sido rechazadas en toda Italia por la propagación que hay en el país europeo, ya que las compañías han suspendido las visitas públicas a los centros logísticos y han aumentado la limpieza en sus instalaciones, pero los trabajadores deben seguir asistiendo a sus puestos tal como se ha instruido.

Países de todo el mundo han determinado las medidas laborales según sus necesidades económicas. En Chile el sector de telecomunicaciones y las compañías petroleras no han sido paralizadas, independientemente de la importancia que represente para los sectores productivos.

Las medidas de protección al trabajador dependen de las decisiones del gobierno de turno. En Ecuador y Perú no hay ninguna ley que obligue a las empresas a cancelar el salario de los trabajadores mientras están guardando la cuarentena, igual pasa en España, Brasil y Colombia, lo que representa un factor de angustia e incertidumbre económica para la población.

Narkys Blanco/VTactual.com

#VTnúmeros Covid-19 le puso la corona al fracaso del sistema capitalista

Artículos relacionados