Pugna por Brexit se vive en las calles y en el Parlamento

Las calles de Londres dan fiel testimonio de lo dividida que está la sociedad británica en torno a su divorcio de la Unión Europea (UE). Desde el pasado fin de semana, cuando miles de manifestantes inundaron plazas y avenidas de varias ciudades de Reino Unido, se han hecho habituales las vigilias de manifestantes en sedes gubernamentales, y especialmente en el Parlamento, desde donde expresan su apoyo a un Brexit duro mientras que otro bando promueve la permanencia en la comunidad comercial del viejo continente.

La amenaza del primer ministro Boris Johnson, de convocar elecciones parlamentarias adelantadas para impedir que desde allí se bloquee el Brexit sin acuerdo, impulsó a muchas personas a protestar contra la iniciativa, catalogada como un golpe de Estado contra la institucionalidad británica. Sin embrago, la reconsideración de Johnson sobre el asunto y la presión de la Cámara de los Lores, han obligado a un giro en el escenario tenso que vive Reino Unido.

Miles han salido a las calles a pedir que se frene el Brexit, pese a que fue aprobado en referndum popular.

  «La indignación que Boris Johnson ha provocado al suspender la democracia ha sido ensordecedora«, declaró Jeremy Corbyn, líder del partido laborista británico. La pugna entre los sectores ha desatado la confrontación que ya se hace sentir en las calles. En lo único que coinciden ambos bandos es en la necesidad de que se defina rápidamente cómo saldrá Reino Unido de la UE, porque la situación está espantando la estabilidad social y económica del país.

Oposición reacciona al desafío de Johnson

El próximo lunes los diputados británicos votarán nuevamente sobre una moción para que se celebren elecciones anticipadas. Ante ese hecho, el partido laborista se prepara para evitar que Boris Johnson saque a Reino Unido de la UE sin acuerdo, el próximo 31 de octubre.

Los defensores del Brexit duro también tomaron las calles y piden celeridad en la toma de decisiones.

“Tenemos que estar absolutamente seguros de que no vamos a terminar en una situación en la que las elecciones generales se utilizan como una distracción mientras ellos (el gobierno), por alguna astuta maniobra, nos expulsan de la Unión Europea sin llegar a un acuerdo”, reaccionó Emily Thornberry, miembro del Partido Laborista.

RB

Artículos relacionados