Brexit de Boris Johnson plantea una engañosa normativa laboral

/ Foto: Cortesía

Un documento oficial del Gobierno británico, divulgado este sábado por el Financial Times, revela que el Ejecutivo de Boris Johnson planea alejarse de la normativa de la Unión Europea (UE) sobre derechos de los trabajadores y protecciones medioambientales una vez consumado el «brexit».

El texto indica que este país estaría abierto a una separación significativa frente al bloque comunitario en cuanto a normativa laboral y protección del medioambiente, pese a que Bruselas ha insistido en mantener provisiones regulatorias equiparables después del «divorcio».

Los 27 socios restantes deliberan este fin de semana sobre la solicitud de Londres de retrasar el «brexit» hasta el 31 de enero o bien proponer una prórroga más corta, mientras que el primer ministro británico se jugó una solicitud de elecciones generales anticipadas para el próximo 12 de diciembre que difícilmente prospere en el parlamento, según analistas.

Dejaría lugar a la interpretación

El documento filtrado señala que la manera en que se ha redactado en la legislación del «brexit» los compromisos referentes a los derechos laborales y protección medioambiental deja «lugar para la interpretación».

De hecho, la responsable laborista para el «brexit», Jenny Chapman, admitió que el texto confirma sus «peores temores», al considerar que se trata de un plan del primer ministro de «desregular la economía, lo que verá destruidos derechos y protecciones vitales».

Brexit de Boris Johnson plantea una engañosa normativa laboral
Para los laboristas, el «tory» no ha estado hablando claro sobre las repercusiones del brexit para la clase trabajadora / Foto: Reuters

Ello parece contradecir los comentarios hechos por Johnson el miércoles, cuando aseguró que el Reino Unido está comprometido «al máximo» con esos derechos y protecciones.

De cualquier modo, Johnson requerirá  el apoyo de dos tercios de la Cámara de los Comunes, pero a juzgar de lo que se ha conocido, los laboristas podrían no estar dispuestos a seguirle el juego, mientras que otras fuerzas opositoras como el Partido Nacionalista Escocés (SNP), el Partido Liberal Demócrata y el nacionalista galés Plaid Cymru ya han dicho que no respaldan, por ahora, los planes del Premier.

FF

Artículos relacionados