Brasil, entre la memoria de tortura y la institucionalidad

Brasil, entre la memoria de tortura y la institucionalidad

El gigante de Suramérica protagonizará elecciones este domingo 07 de octubre. Los candidatos Jair Bolsonaro, de extrema derecha, y Fernando Haddad, por el partido obrero, son quienes lideran las encuestas y apuntan a avanzar a la segunda vuelta de los comicios.

El país cuya sociedad ha sido golpeada de todas las formas por el actual presidente de facto, Michel Temer, está convocado a participar en unas elecciones truncadas en cada una de sus fases, pero que definirán el rumbo político e ideológico de Brasil. La pugna electoral ha estado llena de juicios ilegales y candidaturas frustradas.

El último sondeo de la encuestadora Datafolha indica que Bolsonaro ha crecido en un 32% de intención de voto, y ubica a Haddad en un 21%, sin embargo la fotografía final se verá al final de este entrampado juego electoral el próximo domingo.

El rostro de un desconocido en la escena política hasta el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff

El rostro que representa a la derecha es Jair Bolsonaro, un desconocido en la escena política hasta que en el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, en 2016 la atacó votando «en contra del comunismo», en su discurso removió la memoria de la tortura en Brasil al hacer referencia a un coronel que torturó en persona a Rousseff durante la dictadura.

En el caso de Fernando Haddad, la opción apegada a la institucionalidad golpeada por la derecha, el académico integra el Partido de los Trabajadores, fue ministro de Educación entre 2005 y 2012, junto a Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff. Lo que lo fija del lado de los trabajadores y la mayoría del pueblo.

147 millones de brasileños es trascender las protestas y, con votos, decidir su futuro político

En una atmósfera de gran polarización el pueblo intensifica las protestas rechazando la anulación de la candidatura de Lula y el posible futuro del país de caer en manos de la colisión derechista nuevamente. El reto de los 147 millones de brasileños es trascender las protestas y, con votos, decidir su futuro político.

EC

Mujeres brasileras contra la derecha

 

 

Artículos relacionados