La fortuna de Borges, Guaidó y López: enriquecidos con la crisis venezolana

Juan Guaidó y sus más cercanos colaboradores, Julio Borges y Leopoldo López, estarían implicados en una gran red de corrupción para hacerse con los recursos y bienes del Estado venezolano, y así poder llevar adelante sus planes para derrocar al Gobierno Nacional junto a EE.UU. y Colombia.

Así lo denunció el ministro para la Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, quien en una de sus acostumbradas ruedas de prensa, enumeró algunos de los desfalcos de esta fracción de la oposición venezolana.

Pdvsa y refinerías en EE.UU, Colombia, Jamaica y Dominicana

Rodríguez mencionó el robo de las refinerías de Venezuela en varios países aliados a EE.UU.  Especialmente el caso de Citgo (EE.UU.), Monómeros (Colombia), refinerías en Dominicana y Jamaica, entre otros.

“¿Cómo vive Borges en Colombia? ¿Quién paga sus viajes en primera clase por todo el mundo? ¿Quién está pagando la gira de Guaidó y su combo? Ya lograron su objetivo: son millonarios”, dijo.

Un plan mediático llamado Juan Guaidó

Para el titular de la cartera de comunicaciones de Venezuela, Washington escogió a un «un ser anodino» para ponerlo al frente de un plan mediático, que pretendió derrocar al Gobierno constitucional de Venezuela, usando para ello los recursos del propio Estado nacional.

#DonaldTrump “escogió a un ser anodino, electo diputado en un circuito del estado La Guaira” para derrocar al Gobierno.

Pero poco a poco, según Jorge Rodríguez, estos mismos medios de comunicación fueron descubriendo todo el entramado de corrupción de Guaidó en su equipo, y allí comenzó el desastre.

“Todo lo que hemos mostrado proviene de medios de comunicación que durante todo un año montaron esta gran mentira llamada Juan Guaidó”, sostuvo.

Entre  los hechos que destaca la prensa internacional, están las alianzas de Guaidó con el grupo paramilitar colombiano Los Rastrojos a cambio de favores en un eventual gobierno.

La «ayuda humanitaria» llenó pocos bolsillos

La trama de corrupción de Juan Guaidó abarca mucho más que el robo de los activos del Estado, y ha implicado el mal manejo de los fondos dados por sus llamados «aliados internacionales«.

El caso del desvío de los fondos de la «ayuda humanitaria» en Colombia, que se suponía serían directamente dedicados a los militares desertores venezolanos que cruzaron la frontera hacia el país vecino el 23 de febrero de 2019, levantó las alertas de la Casa Blanca.

Además, el ala opositora representada por Guaidó, que es la más extremista de la derecha venezolana, ha recibido unos  467 millones de dólares por parte de la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (Usaid), para cooperar con sus planes políticos y supuestamente ayudar a la superación de los problemas sociales en Venezuela, pero de ese dinero no se ha visto un céntimo.

MMMV/VTactual.com

A la corrupción de Guaidó le entra más plata

Artículos relacionados