#ImpropiosVT: En plena pandemia, posición de Bolsonaro sobrepasa el estupor

#ImpropiosVT: En plena pandemia, posición de Bolsonaro sobrepasa el estupor / Foto: VTactual

Desde que asumió las riendas del gigante amazónico, Jair Bolsonaro se ha caracterizado por la polémica.

Este tipo de comportamiento les genera dividendo político a muchos líderes, pero, en el caso del actual mandatario de Brasil, el rechazo va mucho más allá de los apoyos.

#ImpropiosVT: En plena pandemia, posición de Bolsonaro sobrepasa el estupor
/ Foto: Cortesía

Desde los comentarios racistas, sexistas y homofóbicos, pasando por el comportamiento misógino, su inclinación por la dictadura militar, su intenso amor por las armas y la negativa de activar la emergencia en la Amazonía, en plena crisis de incendios forestales como no se habían visto en el principal pulmón vegetal del globo.

Tan parecido a #DonaldTrump, a no ser porque en ocasiones parece sonar más estridente debido al escaso tacto con que se maneja en circunstancias delicadas. Que no es que el estadounidense sea muy discreto, pero al menos suele calcular más sus circunstancias que el latinoamericano.

Dudas en torno a lo obvio

Lo más reciente ha sido el pasado viernes 27 de marzo. Durante una entrevista de televisión, Bolsonaro puso en duda la cifra de muertes por coronavirus en Italia, el país con mayor número de fallecidos por la pandemia en el mundo, más de 10 mil, y a pesar del avance del covid-19 en Sao Paulo pidió a sus connacionales salir a trabajar.

De hecho, negó que las muertes italianas tengan que ver con el coronavirus: “Nada que ver. Son personas que estaban en una región fría y todos con una media de edad de 80”.

#ImpropiosVT: En plena pandemia, posición de Bolsonaro sobrepasa el estupor
/ Foto: Cortesía

Sobre el estado paulista, el líder de la ultraderecha cuestionó los números. Dijo que le parecía exagerada la cifra de 68 fallecidos, de los 92 del país por coronavirus, y la de los mil 223 contagiados, de los casi 3 mil 500 positivos de Brasil, según datos de su propio Ministerio de Salud.

«En Río de Janeiro, hasta los datos de ayer (26 de marzo) había 9 muertos, y 58 en Sao Paulo. Sé que hay una diferencia de población, pero es una cifra demasiado grande para Sao Paulo”, expresó.

Pugna por el liderazgo

Prosiguió: “Hay que ver lo que está pasando ahí. No puede ser un juego de números para favorecer el interés político. No me estoy creyendo ese número”.

Por ello, arremetió contra el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, con quien sostiene un agrio intercambio de declaraciones desde hace meses y principalmente en los últimos días, por cuanto se ha decretado la cuarentena en la entidad federal sin el visto bueno de Brasilia.

Para Bolsonaro “¿algunos van a morir? Lamentable. Así es la vida”

Efectivamente, Bolsonaro está reacio a las medidas restrictivas, y han tenido que dar un paso adelante los gobernadores de los 27 estados brasileños, lo que el presidente ha calificado de “crimen”. Asevera, en tal sentido, que “Brasil tiene que volver a la normalidad inmediatamente”.

Pero quizás lo que le ha sacado de todo patrón, algo que ni el mismo exmagnate inmobiliario neoyorquino se ha atrevido a hacer, ha sido expresar con total desparpajo: “¿Algunos van a morir? Van a morir. Lamentable. Así es la vida, es la realidad”.

Nadie daba crédito. Y cada vez que hablaba generaba mayor inquietud: “Algunos me acusan de estar preocupado de la economía y no de la vida”, pero matizó: “Con la economía quebrada habrá una pérdida de vidas gigantesca (…) Están despedazando Brasil y destruyendo empleos” Por ello, alentó: “Quien tenga un empleo, que vaya a trabajar”.

Una mera gripecita

Acto seguido, subestimó la gravedad de la pandemia al afirmar que el coronavirus representa “para el 90% de la población una gripecita o nada” y recordó que en 2019 “murieron 700 personas por A-H1N1”.

Insistió: “Brasil no puede parar y solo pensar en el coronavirus. Hay gente con cáncer, cálculo renal, mujeres que van a dar a luz… Hay que acabar con esa crisis de histeria. Brasil no va a parar”.

Aquello reafirmó la polémica que generó en días previos, cuando en transmisión nacional criticó el confinamiento de la población decretado por algunos gobernadores regionales, defendió la reapertura de los colegios y aconsejó la cuarentena solo para ancianos y personas con ciertas patologías.

También esgrimió que a los brasileños no les afectará el covid-19 porque pueden “sumergirse en una alcantarilla y no les pasa nada”.

Bolsonaro “no está en plenas facultades mentales”

A su némesis regional, Joao Doria, se le ha preguntado en torno a esta situación desde una agencia de noticias internacional y ha terminado diciendo que “tenemos a un presidente desconectado de la realidad, no es razonable que un Presidente de la República califique como gripecita a una crisis mundial”.

Añadió: “Tampoco es razonable que el propio Gobierno haga una campaña incitando a que las personas salgan de casa en el mismo momento en que la OMS recomienda que las personas se queden en casa. Es un acto de profunda irresponsabilidad y falta de respeto al ser humano”.

Quien hoy se manifiesta arrepentido de haber apoyado la candidatura de Bolsonaro para la Jefatura de Estado de Brasil, militante del centro derechista Partido de la Social Democracia Brasileña, asegura que acusarle “de estar falsificando el número de brasileños que mueren de coronavirus (…) no es de alguien que esté bien psicológicamente, es de alguien que sufre de algún problema de tipo psiquiátrico” y que “no está con las facultades mentales en plenitud para poder liderar el país”.

FF/VTactual.com

#VTendencia Terraplanistas: el séquito de retrógradas que acompaña a Bolsonaro

Artículos relacionados