El país que se niega a dar pie al neoliberalismo en Brasil

Luego de que se esparciera una ola de rumores en torno a la inasistencia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a la toma de posesión del recién electo mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, la Cancillería venezolana dio a conocer que el gobierno Bolivariano sí fue invitado al acto de investidura, sin embargo, decidió no asistir.

Varios medios de comunicación nacionales e internacionales, así como políticos ligados a la derecha  venezolana, señalaron que Nicolás Maduro, no había sido invitado a la jornada y que esta acción correspondía a una forma de aislamiento al Gobierno venezolano de la política internacional.

 

En este sentido, el  ministro de Exteriores de la República, Jorge Arreaza, señaló que el jefe de Estado, Nicolás Maduro, nunca consideró asistir a la toma de posesión de Bolsonaro, por considerar que existen muchas discrepancias entre las políticas socialistas impulsadas por la Revolución Bolivariana, para el bienestar del pueblo y los ideales neoliberales promovidos por el actual presidente de Brasil, a favor de los intereses imperiales.

“Se informa al Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Federativa del Brasil, que el Gobierno Socialista Revolucionario y Libre de Venezuela no asistiría jamás a la toma de posesión de un presidente que es expresión de intolerancia, del fascismo y de la entrega a intereses contrarios a la integración latinoamericana y caribeña”, reseña una nota diplomática enviada a la cancillería de Brasil.

A su vez, el gobierno venezolano reafirmó su carácter democrático y patriota, por lo que no pretender entregar al país, tal como ocurre en Brasil, con un gobierno que responde a los intereses burgueses.

YR

Bolsonaro en el ojo de la justicia brasileña

Artículos relacionados