7 grandes estafas alrededor del ‘Black Friday’

EBBEFM Shoppers walk past a department store with signs reading «Black Friday weekend, 50% off». Oxford Street, London

EEUU es uno de los países con más cultura consumista, todos los años se celebra el fenómeno llamado «Black Friday» o «Viernes Negro» como se traduce en español, durante este día las empresas abaratan todos sus productos, algunos llegan a tener descuentos hasta de un 90%.

Lo curioso de esta práctica empresarial está en los detalles o la letra pequeña de esta costumbre que inicia la temporada de compras navideñas participan la mayoría de tiendas minoristas y grandes almacenes. Es un día después del Día de Acción de Gracias en EEUU, es decir, se celebra el día siguiente al cuarto jueves del mes de noviembre, este año el 23 de noviembre. VTactual te muestra 7 grandes estafas alrededor del «Black Friday».

7. Ofertas falsas

Esta práctica se ha convertido en un mar de pesca fácil a para los estafadores que buscan conocer los datos bancarios de los clientes para acceder a las tarjetas de crédito y realizar cargos no autorizados que pueden pasar desapercibidos. El comprador ve tan barato el producto que facilita sus datos para acceder a un producto increiblemente barato.

6. Publicidad engañosa

Las publicidades en estos casos corresponde con el producto ofertado, es decir el producto pedido no es lo que el comprador esperaba, para hacer esto los vendedores se amparan en dar información genérica que no espeficifica detalles del producto salvo luego que ya se ha realizado la compra. Para reclamar en caso de que no cumplan con lo prometido los expertos recomiendan guardar los SMS, folletos, newsletter o anuncios.

5. Aumentos días antes del Black Friday

Las tiendas aumentan los precios antes del Black Friday

Los consumidores denuncian a cadenas como Mediamarkt y portales como Aliexpress o Amazon, empresas que suben considerablemente los precios de sus productos justo días antes del Black Friday con el único objetivo de manipular los descuentos que se aplican ese día y de esta manera convertir «la oferta» en una ilusión a los ojos del cliente, quien creerá que el precio colocado es realmente una oferta.

4. Wifi cómplices

A veces las compras vía web se realizan conectándonos a redes de internet que no son nuestras y/o desconocidas, lo mejor es evitar estas redes para realizar compras online, pues es una de las vías más sencillas para robar contraseñas, datos personales y bancarios. En esto influyen contraseñas demasiado fáciles que facilitan el trabajo a los estafadores por lo que es recomendable combinar letras, números, mayúsculas y minúsculas en las contraseñas y cambiarlas de vez en cuando.

Es necesario proteger las compras on line utilizando redes wifi seguras y/o propias

3. Sin condiciones de compra y devolución

La desesperación por comprar barato lleva a muchos consumidores a no mirar con detenimiento el producto que se está adquiriendo y mucho menos a preguntar las condiciones o la garantía del mismo, lo que facilita a los estafadores la tarea de salir de productos defectuosos, incompletos o que no se cambian, en ocasiones alegan que era lo único en existencia y el comprardor no tiene la posibilidad de cambiar el producto o de pedir la devolución del dinero.

Por lo que es recomendable a la hora de realizar compras estar informados sobre las condiciones de compra y plazos de devolución que ofrece el comercio.

2. No se aceptan reclamos

El vendedor y/o la empresa ante la efervescencia del comprador buscará la forma de obviar sus derechos como consumidores, sin embargo estos son los mismos tanto en una tienda física como en una online, pero el desconocimiento del comprador siempre será el arma del estafador, por lo que en muchas ocasiones venden productos sin aceptar reclamos por la garantía de los mismo basándose en que por el precio en que se vendió no se puede reclamar bajo ningún concepto el malo o nulo funcionamiento del producto adquirido.

Las compras nerviosas y no planificadas aumentan riesgo de fraude

1. Crece la cultura de consumo

Finalmente es bueno preguntarse ¿qué ganan los empresarios y dueños de negocios abaratando todos sus productos?, la respuesta es fácil, con ello alimentan una cultura de consumo en los ciudadanos que es lo que garantizará que el cliente vuelva por más. Peor aún, el comprador se va con la seguridad de la buena intención del empresario al permitirle comprar «lo que necesita» a precios de «gallina flaca», esta práctica alimenta las ansias de consumo, de manera que quien sale a pescar buenos precios terminará llevándose a casa cosas que no necesita sólo por el hecho de que estaban baratas.

EC

Mercado mundial golpeado por sector tecnológico

 

Artículos relacionados