Comenzó lucha de Assange contra la extradición

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, reafirmó ayer ante la justicia británica su oposición a ser extraditado a Estados Unidos. “No deseo entregarme para ser extraditado a Estados Unidos por haber hecho un periodismo que ha ganado muchos reconocimientos y ha protegido a muchas personas”, afirmó el activista y periodista en su declaración.

El australiano de 46 años compareció mediante videoconferencia ante la Corte de Magistrados de Westminster, donde se inició el proceso sobre su entrega a Washington, luego de haber sido condenado por otro tribunal británico a 50 semanas de cárcel.

Luego de su videoconferencia de ayer, el juez Michael Snow decidió que Assange deberá comparecer nuevamente en el tribunal el próximo 30 de mayo. Varias decenas de manifestantes se congregaron frente a la corte con carteles que decían “Liberen a Assange” y “No a la extradición”.

Assange está recluido en la prisión de Belmarsh, un centro de alta seguridad en el suroeste de Londres. Allí permanece desde el 11 de abril cuando fue detenido por la policía británica en la legación ecuatoriana después de que este país le retirase el asilo diplomático concedido casi siete años antes.

Un grupo de expertos en derechos humanos de Naciones Unidas han mostrado su preocupación por la «desproporcionada» sentencia impuesta a Assange, por violar la libertad condicional durante su permanencia en la Embajada ecuatoriana en Londres.

Según denuncian en un comunicado los expertos del Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU, el encarcelamiento del activista australiano –como si hubiera sido condenado por un delito criminal grave– en la prisión de alta seguridad de Belmarsh contraviene los principios de necesidad y proporcionalidad.

Mientras tanto, los políticos británicos están divididos respecto a Assange. El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, se opone a su extradición afirmando que el australiano “expuso pruebas de las atrocidades cometidas por Estados Unidos en Irak y Afganistán”. Pero por otro lado el ministro de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, aseguró que Assange no es “ningún héroe”. La primera ministra Theresa May declaró en sintonía con Hunt al afirmar que “nadie está por encima de la ley”.

ARG

Artículos relacionados