Asesinatos y conflictividad, la mezcla más saboreada por los medios en Venezuela

El pueblo venezolano no escapa al consumo de violencia  que impera en la sociedad actual,  y los medios lo saben.  Durante los últimos años de tensión política y social,  los asesinatos de líderes religiosos, políticos, del mundo artístico o mediático, han sido utilizados por la prensa con fines proselitistas (según convenga).  Sin embargo, otro hecho sospechoso y poco difundido llama la atención: todos estos crímenes se produjeron en momentos de alta conflictividad política.

Coincidencias o no, la relevancia de los personajes y la brutalidad de su muerte,  impactaron a la opinión publica de manera importante,  abriendo una brecha mayor en la reconciliación y el diálogo nacional.

El más horrendo atentado

La noche del 18 de noviembre de 2004, los venezolanos conocieron el peor atentado de su historia política,  tanto por su forma como por sus resultados.  Un artefacto explosivo que contenía C4, fue detonado a distancia en el vehículo personal del fiscal ambiental Danilo Anderson (38), quien falleció instantáneamente en el suceso.

Así quedó el vehículo donde se transportaba el fiscal Danilo Anderson tras la explosión. Foto Cortesía Venpres

Para el momento de su asesinato, Anderson dirigía las investigaciones de acusaciones sobre más de 400 líderes políticos vinculados con el golpe de Estado de abril de 2002, cabecillas del paro petrolero de 2002-2003, que ocasionó cuantiosas pérdidas al país y otros casos de corrupción.  Por la muerte del fiscal, fueron apresados los hermanos Guevara en calidad de autores materiales. Los que presuntamente planificaron su muerte, aún se encuentran prófugos de la justicia.

Cuestiones de fe

Desde que la cúpula de la iglesia católica venezolana se retrató con el golpe de Estado de 2002 y el paro petrolero y patronal de 2002-2003, las relaciones entre los jerarcas eclesiásticos y el gobierno chavista, no fueron nada cordiales. Tras la muerte del cardenal Ignacio Velasco, su sucesor (también opositor a Chávez) fue el cardenal Jorge Urosa Sabino, a quien el polémico Papa Benedicto XVI nombró en marzo de 2006.

A un mes del acto, la opinión pública se conmocionó al conocer del asesinato del presbítero Jorge Piñango (47), quien a la fecha era el subsecretario de la Conferencia Episcopal Venezolana. El cadáver de Piñango fue hallado en un motel de citas en Caracas, la mañana del 24 de abril de 2006, estaba desnudo y con signos de estrangulamiento. Empleados del hotel aportaron que la persona que estuvo en la habitación con la víctima, era un joven de 26 años de nombre Antonio González.

El homicidio,  imposible de esconder a la prensa, levantó un nuevo episodio polémico entre la iglesia y el gobierno,  ya que los primeros,  al conocer lo escandaloso del suceso, exigieron a los segundos, mantener los pormenores en silencio,  cosa que obviamente no sucedió.

Actor, sindicalista y chavista

El fin de la concesión y la no renovación de ésta a RCTV, una de las televisoras de mayor tradición en Venezuela, volcó a buena parte del mundo artístico a pronunciarse contra el gobierno.  Durante el primer trimestre de 2007, era común ver a diario a diferentes estrellas de la TV emitir discursos y declaraciones en diferentes niveles de ira, contra la decisión gubernamental.

El actor Yanis Chimaras (52), fue muy querido por el público venezolano

En ese contexto, se produjo el asesinato del muy querido actor Yanis Chimaras (52), consagrado intérprete de teatro, cine y TV. Esa mañana del 24 de abril de 2007 (quiso el destino que fuera el mismo día que el suceso anterior), Chimaras esperaba por unos vecinos a quienes llevaría a su trabajo, al notar la demora decidió entrar a la casa donde un secuestro estaba en desarrollo. El actor intentó mediar en el conflicto y a cambio recibió cuatro puñaladas que terminaron cegando su vida.

El declaraciones a la prensa, el entonces ministro de interior y justicia,  Pedro Carreño, destacó que, al momento de su muerte, el actor que laboraba en el canal competencia de RCTV, era el presidente del Sindicato Bolivariano de Trabajadores de Venevisión.

La manipulación de un crimen pasional

RCTV siguió funcionando en una señal internacional, desde la que continuaba haciendo la contra al gobierno venezolano, ahora sin someterse a las leyes del país caribeño. Toda la programación informativa, deportiva y de entretenimiento del canal, dedicaba buena parte de sus contenidos a combatir el chavismo en todas sus manifestaciones.

Una de sus caras más visibles fue el periodista Javier García (37), quien trabajaba como ancla del noticiero estelar de RCTV Internacional. García fue hallado muerto en su apartamento con tres puñaladas en el pecho y dos en la pierna derecha. Los vecinos, vigilantes y la conserje del edificio, dieron testimonio de ver salir del apartamento del periodista a un hombre joven que se retiró en un taxi. Las investigaciones arrojaron que García habría estado la noche anterior en una discoteca, de un sitio exclusivo de Caracas y habría llevado a su apartamento, al joven que finalmente le quitó la vida, en lo que sería una cita a ciegas que se salió de lo planeado.

La noticia, de gran impacto en los medios de comunicación, fue utilizada en principio, para atacar al gobierno, sobre todo por tratarse de un periodista ampliamente conocido, pero rápidamente fue silenciada (incluso con algo de vergüenza) al conocerse quela misma víctima fue quien llevó a su verdugo recién conocido a su apartamento para sostener relaciones sexuales.

2014 de sangre, drama y terror

La tragedia en este año marcado por la violencia, comenzó temprano. La reconocida reina de belleza y actriz, Mónica Spear (29) y su esposo Thomas Berry (39), fueron asesinados brutalmente en un «intento de robo», tras quedarse accidentado el vehículo en el que viajaban en una carretera solitaria. Su hija Maya, de 5 años resultó herida en este trágico suceso, que dio la vuelta al mundo debido a la fama de la actriz, que venía triunfando en telenovelas internacionales. El incidente fue usado por los medios para enjuiciar y culpar nuevamente al gobierno.

Una de las imágenes que la actriz Mónica Spear (29) solía compartir en sus redes sociales. Aquí la vemos con su esposo Thomas Berry (39) y su hija Maya

El 26 de abril de 2014, fue emboscado y asesinado el presidente del Consejo Municipal de Caracas, Eliécer Otaiza (48), renombrado líder del chavismo y compañero de armas del desaparecido Hugo Chávez. Otaiza fue hallado muerto con cuatro disparos, con signos de tortura y amarrado. Su asesinato fue justificado por la prensa adversa al gobierno, al involucrar al líder chavista con grupos armados violentos, lo que lo convirtió en un objetivo militar en medio del movimiento “La Salida”, que ese año intentó desalojar del poder al presidente Maduro.

Las redes sociales de periodistas venezolanos, no tuvieron decoro para tratar el asesinato de Otaiza

Meses más tarde, la fatalidad alcanzó al diputado de la Asamblea Nacional, Robert Serra (27). El diputado más joven en la historia del país, fue asesinado en su residencia junto a su asistente, María Herrera, por miembros de su equipo de seguridad que, posteriormente, fueron identificados con el paramilitarismo colombiano, lo cual lo sumó a la lista de crímenes políticos en Venezuela.

Robert Serra (27) es el diputado más joven en la historia de Venezuela. Su asesinato fue catalogado como crímen político

El reciente asesinato del compositor Evio Di Marzo, presuntamente a manos del hampa, revive estos casos dolorosos para la paz social del país caribeño, donde los crímenes cometidos contra personas influyentes en las masas, son utilizados por uno y otro bando para señalar al contrario, permitiendo que una sombra de impunidad se pose sobre casos similares.

RB

 

Artículos relacionados