Provocar desesperación, el arma contra Venezuela

«La guerra económica, el sabotaje a los servicios públicos, el ataque internacional, el ataque mediático y los planes de sedición, son la premisa en el Manual de Guerra no convencional y en Venezuela ya lo han aplicado todo», así lo asegura Pedro Paredes, abogado y psicólogo especialista en conflictos humanitarios.

Explica, que los venezolanos están siendo sometido a un tipo de guerra no convencional, que busca generar miedo desajustando las emociones del venezolano. «La guerra en Venezuela es psicológica».

«Quedarse sin luz en la casa, sin gas, sin metro, sin agua, con niños pequeños y en medio de un desajuste brutal de la economía, son factores que causan miedo, angustia e impotencia en la gente, una forma muy eficaz de generar odio en la gente sobre sus gobernantes«, dice.

La falla en el sistema dejó a los venezolanos a pie

Detalla que desde EE.UU. se ha buscado desesperar a los venezolanos como una salida al gobierno del presidente, Nicolás Maduro, sin embargo, «la formación social de la gente no lo ha permitido. Un país donde la gente sale a defender un proceso cada vez que se convoca no es fácil de manejar», asegura.

Advierte que buscan un ambiente de divisiones y conflictos dentro de la sociedad, «además de estar establecido en el manual de guerra no convencional , se busca orquestar una operación psicológica que haga a la gente vulnerable», acota.

Detalla que según el manual de Guerra no convencional, las instituciones globales pueden servir como medios de guerra económica, y es lo que se aplica en Venezuela, asegura Paredes.

El llenado de Ocumare del Tuy fue atacado

«El sabotaje a los servicios públicos es parte del manual que establece una la guerra silenciosa, como una forma de derrocar el poder», afirma.

Agrega que muchos países han caído ante la presión social que aplica EE.UU. tal y como el caso de Nicaragua en 1853 o de Argentina en 1831, sin embargo aclara que las épocas y el gentilicio no es el mismo.

Explica que en vista que los sabotajes en general no han funcionado, ahora, «se van por las ramas». «La guerra económica en parte ha logrado desestabilizar la economía pero se han buscado soluciones, la distorsión en las redes sociales ha sido fácil de aclarar, el ataque internacional se ha frenado con el apoyo de la región, de manera que la salida es golpear al pueblo directamente y esto es a través de los servicios», aclara.

Los hechos

El pasado 25 de agosto, el ministro de petróleo venezolano Manuel Quevedo, denunció un intento de sabotaje por parte de la derecha venezolana contra los servicios públicos, en lo que fue un incendio en la planta de llenado de gas doméstico Apacuana ubicada en Ocumare del Tuy, en el estado Miranda.

Dos días antes, el Metro de Caracas también resultó afectado. Las autoridades denunciaron que el sistema fue víctima de una sabotaje, luego de que se realizara el corte con segueta del cable de alimentación del sistema de tracción Agua Salud-Propatria, refirió la página en su portal web.

En marzo de este año, Venezuela entera se quedo a oscuras, luego de que un ataque electromagnético afectará al control automatizado de regulación Ardas, del sistema de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, conocida también como El Guri.

Artículos relacionados