#VTanálisis Ansiedad y tristeza: cómo protegernos de estos fantasmas de cuarentena

Nadie dijo que la cuarentena es algo fácil de sobrellevar.  Necesaria sí, fácil, de ninguna manera, sobre todo en estos tiempos de hiperinformación e hipersocialización.

Y es que la desconexión repentina de toda forma de relacionamiento social, laboral o incluso, afectivo, es algo que la psiquis humana asimila muy difícilmente, en especial cuando ese distanciamiento social implica el riesgo de una enfermedad para nosotros mismos o nuestras familias.

Para los que son un poco más sensibles, estar en casa, y romper la rutina diaria a la que estaban acostumbrados, puede significar la aparición de sentimientos negativos como la ansiedad, que también puede estar asociada a consecuencias económicas.

Por ejemplo, para aquellos que sus ingresos dependen de trabajos por cuenta propia en el área comercial no prioritaria como venta de ropa, calzado o productos de belleza, esta cuarentena podría significar una merma en sus ingresos, lo que podría desencadenar en ansiedad.

¿Qué pasará con mi empleo?, ¿Hasta cuándo durará esta cuarentena?, ¿Cuánta gente morirá?, ¿Mi familia y yo estaremos bien?, son algunas de las preguntas que muchos se hacen ante una circunstancia por demás extraordinaria para la humanidad moderna.

Para la psicóloga clínica venezolana, Ovilia Suárez, la ansiedad es un sentimiento que todos hemos tenido en alguna u otra situación de nuestra vida, y si se identifica a tiempo, es manejable.

«La ansiedad es una emoción que podemos sentir en cualquier circunstancia, en cualquier momento  de la vida y efectivamente eso podemos manejarlo de acuerdo a las características de cada una de las personas en la familia, lo que nosotros en líneas muy generales recomendamos, es que se tenga atención a la emoción que se está sintiendo y se hable de esa emoción», explicó en entrevista vía Whatsapp con VTactual.com

Es por ello, que recomienda, que si se siente algún tipo de sentimiento negativo, se reconozca y, muy importante, se exteriorice.

«Se habla con una persona de confianza dentro del hogar, o con una persona que tenemos de confianza fuera del hogar pero que podemos contactar vía telefónica o de una manera que nos permita trabajar lo que estamos sintiendo y tener control de esa emoción», recomienda la especialista.

Además, Suárez asegura que otra técnica para controlar las emociones en la cuarentena es no exponenerse a la sobreinformación, y limitarla a ciertas horas del día, dedicando más horas a actividades satisfactorias y que den placer.

«Evitar la sobreinformación, dejar la información en horas puntuales del día, realizar actividades placenteras que te permitan relajarte, y más que distraerte,  llenándote de placer, otras actividades que te alejen de la angustia, de la ansiedad, respirar, meditar, bailar, pintar, lo que la persona guste y elija de acuerdo a su forma de ser»,  opina.

Asegura que, en caso de que la ansiedad no sea una emoción pasajera, sino que arrope la mente del individuo, transformándose en un transtorno de ansiedad, se busque ayuda médica como la terapia a distancia.

«Si esa emoción nos arropa ahí tendríamos que orientar de alguna otra manera (…)  Si sientes que la necesidad de hablar permanentemente acerca del coronavirus y estar informado de manera permanente y eso limita tus actividades cotidianas, tus actividades de vida diaria, si te sientes agitado, nervioso, irritable, con algunos elementos somáticos como taquicardia, problemas respiratorios o estás malhumorado, entonces allí recomendamos algunas cosas como mucho mas tajantes», añadió.

 Depresión no es igual que tristeza

Ovilia Suárez es muy clara al explicar que tanto la ansiedad crónica, como la depresión, son dos trastornos mentales reconocidos por la ciencia médica y que significan algo muy distinto a la tristeza o decaimiento pasajeros por la situación que se enfrenta.

«La depresión es un transtorno que está tipificado como un transtorno mental.  No es la tristeza, en estos momentos podemos estar, tristes, decaídos o desanimados, pero la depresión es otra cosa», advierte e indica que para este tipo de transtornos se debe recurrir a especialistas en la materia.

Pero en el caso de que nosotros, o algún miembro de nuestra familia esté triste o decaído por la pandemia del Covid-19, Ovilia Suárez asegura que pudiera ayudar el informarse sobre ésta por los canales oficiales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) o las altas autoridades de cada país, en el caso de Venezuela a través del Ministerio del Poder Popular para la Salud o de los boletines dados por altos personeros del Ejecutivo.

Y no sólo informarnos de la cantidad de casos o las bajas a nivel mundial, sino buscar los datos que nos lleven a protegernos del virus, para hacernos protagonistas en los esfuerzos por cortar la cadena de transmisión.

«Si estamos tristes, si estamos decaídos, si estamos desanimados, pues casi de la misma manera, informarnos de una manera formal, técnica y veraz. Eso es seguir sólo la información oficial», sostuvo.

«Y cuando digo informarse es también cómo hacemos para protegernos.  No es nada más saber cuánta gente está contagiada y cuántas personas van muertas, sino cómo nosotros podemos manejar y protegernos para ser conscientes y protagonistas de esa situación para que no nos afecte», detalló.

Oportunidad para reencontrarnos

Finalmente, Suárez reflexiona acerca de la oportunidad que representa la cuarentena social por el coronavirus para reencontrarnos con nosotros mismos, nuestras familias y rescatar el significado del hogar y la familia.

«La casa es un lugar para sentirnos protegidos. Recordar que la casa es un lugar seguro, es un lugar de protección, es un lugar de confianza, de reafirmación, entonces hay que retomar, volver a significar lo que es la casa y lo que son los seres queridos, estén con nosotros o no», aseguró.

«Esta es una oportunidad, porque estamos protegidos dentro de casa, con la consciencia del bien común, es decir, en la medida en que nos estamos protegiendo, también estamos protegiendo al otro y eso es algo muy importante en este proceso», indicó.

Se mostró preocupada por aquellas personas a las que la cuarentena las ha sorprendido en soledad, y para ellos aconsejó que no se aíslen e intenten mantenerse conectados todo el tiempo.

«Me preocupan quizás personas que estén padeciendo estos problemas y estén solas.  Allí la recomendación es mantenerse conectados (…) Si no tienes Internet, si no tienes un teléfono, escribir un diario, escribir cartas, escribir lo que tú sientes, mantenerte digamos conectado con el televisor, con la radio, o con música, con aquellas cosas que te mantengan conectado con el otro», enfatizó.

Maya Monasterios Vitols/VTactual.com

El mundo se sume en emergencia por más de 600 mil casos de covid-19

Artículos relacionados