Alberto Fernández pone dedo en la llaga del conflicto chileno

Lo que está a la vista no necesita anteojos, pero a veces el enfoque de poderosos medios de comunicación, suele distorsionar la realidad por más evidente que parezca. El caso Venezuela es un clarísimo ejemplo del enunciado anterior y el mandatario argentino, Alberto Fernández, está consciente de ello.

Consultado sobre la supuesta violación a los derechos humanos en el país caribeño, el presidente argentino criticó que no se cuente toda la verdad sobre el caso y que no se haga justicia a la hora de compararlo con otros países.  «Yo me acordaba días atrás, cuando recibí a las organizaciones de derechos humanos venezolanas, en 2013, cuando [Nicolás] Maduro, después de una manifestación apresó 800 personas. [Sebastián] Piñera metió presas a 2.500 personas y nadie dijo nada«.

Fernández dijo que tiene las mejores relaciones con el gobierno chileno, y que se ofrece para ayudarle a salir del conflicto que atraviesa. «Nos preocupa todo avasallamiento al Estado de derecho. También nos preocupa lo que está pasando en Bolivia y en Chile. De todo eso se habla menos» que sobre Venezuela, aseguró.

La saña de Bachelet

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, tiene un especial sentido selectivo para emitir sus declaraciones sobre la violación a derechos humanos en la región. Recientemente lo hizo sobre la detención del diputado opositor venezolano Gilbert Caro, acusado de tener armas y explosivos en su vehículo.

El presidente argentino Alberto Fernández, se ha percatado de algo que es obvio en cuanto a la parcialidad contra Venezuela mostrada por Bachelet, quien todavía está debiendo pronunciamientos sobre la violación a derechos humanos en su propio país (Chile), Bolivia y Ecuador por acciones lesivas de los derechos fundamentales ocurridas este mismo año.

RB/VTactual.com

Nuevo informe de Bachelet perdió la brújula en Venezuela

Artículos relacionados