Abuso de poder viajaba en “dos ruedas”

Frédéric Magné, director del Centro Mundial del Ciclismo, fue despedido por “pérdida de confianza”, abuso de poder y haber impuesto un “reino del terror”, en la Unión Internacional de Ciclismo (UCI) con sede en Aigle, Suiza.

Magné, quien fue múltiple campeón del mundo en pista en sus años dorados, fue removido de su cargo “en base a las informaciones recibidas, la UCI considera que la relación de confianza se ha roto y Frédéric Magné ha cesado como director Mundial del Ciclismo”, explicó la federación a los medios.

El excampeón también está acusado de discriminación a africanos becados en el CMC quienes no se beneficiaban del mismo material que el resto y a los que denigraba constantemente, instándoles a “volver a África”, así como el irrespeto hacía los  musulmanes, ignorando sus exigencias alimentarias, o los de origen sudamericano.

Magné es descrito por quienes lo conocen como “violento y manipulador”, y que tenía a sus empleados “presionados con una forma de terror” que buscaba una sumisión “sin límites” con amenazas.

Varios de sus compañeros denunciaron algunos hechos de manera anónima, acusándolo de prácticas que podrían considerarse acoso moral sistemático tanto con ciclistas como con empleados del centro, de abuso de poder y de abuso de bienes sociales.

Según los afectados Magné, obligaba a los empleados del centro a limpiar su garaje personal, cortar el césped, lavar su bicicleta o el coche o incluso llevar a sus hijos al colegio mientras la pareja daba un paseo o realizaba actividades deportivas y que ello se producía durante las horas de trabajo en el CMC.

XC

Artículos relacionados